Welcome Message

lunes, 5 de agosto de 2013

El amor duele


Es cierto, duele.
Y cuando el amor duele,
una bola densa,
opaca e inmensa
se ​​instala en el centro del corazón.
Y entra el dolor. 

Duele. 
Y una tela oscura 
envuelve el cuerpo. 
I pulsa, pulsa fuerte. 
Obtura el cerebro. 
Y allí... sólo él... 

Todo de una soy llantos. 
Me acosaba el miedo. 
Angustia punzante. 
El fuego, tan ardiente, 
ha ganado el juego. 
Y ahora me quema el cuerpo. 

Abierta en canal, 
el alma agoniza 
en una cama letal. 
¿Y dónde está tu cuerpo? 
¿Donde tu dulce amor
 que le era vital? 

Hace demasiado calor... 
El amor sabe hacer daño. 
Sabe llevar la muerte. 
Cuesta respirar. 
Ya no sale el sol. 
En vida... he muerto.

1 comentario:

Doral. dijo...

¿Y cuántas personas morimos en la dulce o asfixiante espera del amor en vida Alfonso?... ¡Muchas!, Seguramente millones que convertidas en cadáveres andantes, vamos por la vida arrastrando las mortajas de una muerte lenta, dolorosa, pordiosera que desea saquear a quienes dio tanto, y a fuerza de tanto dar, le salieron callos en las manos, y callos en el corazón.

Bellísimo poema. En verdad... ¡Hermosamente triste! Mis respetos a sus letras.

Doral.