Welcome Message

martes, 4 de junio de 2013

Yo no me aburro, pero... nada es fácil


Alguien me dijo hace pocos días que yo escribía poesía porque me aburría. Nada más lejos de la realidad que esa afirmación. Yo no tengo tiempo para aburrirme, esa es una práctica que desconozco, porque se valorar y disfrutar de todo lo que me rodea, la naturaleza, la ciudad, las personas… Soy como un fotógrafo o un pintor, solo que yo lo que veo, lo que siento… lo plasmo en una hoja de Word.
Para escribir prosa solo necesito observar y con mi visión de lo que veo, escribirlo. Pero la poesía es diferente, para escribir poesía (hago lo que puedo e intento superarme día a día) necesitas una musa, necesitas alguien a quien dirigir tus versos, alguien por quién sientas lo que escribes, no se miente en poesía, no se puede. Y eso lo sabemos quien la escribimos. Cuando escribo un poema destilo la esencia de cada palabra, conjuro el más allá y hago de mi pluma un canal para que hable mi corazón. Para que te hable lo que por encima de todas las verdades… te diga mi corazón.

¿Cómo puedes ayudar si no se deja?
¿Cómo puedes entender si no te explica?
¿Cómo puedes compartir si no escucha?
¿Cómo puedes demostrar que se equivoca? 

No puedes, 
en su mundo no hay problemas. Sólo vive un presente, el suyo, todos lo hemos hecho y para siempre será así. Ahora es incapaz de percibir, que todo lo que le dices y todo lo que callas, lo haces por ella... 

Pero si podrás, 
el día de mañana, recoger sus cenizas de un pasado desperdiciado, no para juzgar ni hacer reproches si no para recordarle que un día luchaste por ella, cuando no te escuchó y se equivocaba...

O quién sabe, 
quizás podrás reflexionar con orgullo que todos los conflictos del pasado, no se los llevó el viento ni el orgullo... 

siempre habrán,

segundas oportunidades ... 

No hay comentarios: