Welcome Message

domingo, 16 de junio de 2013

Hay tantas maneras de morir...


Hay tantas maneras de morir

Morir; 
morir tan sólo por un diálogo, 
morir por una palabra 
que como flecha que vuela o bala 
queda clavada entre las redes del corazón. 

Morir; 
morir por una lágrima derramada, 
una lágrima tardía, 
una lágrima única, sola, amarga, 
que esconde las verdades del secreto inconfesable. 

Morir; 
morir por un gesto, una mirada, 
morir por unas muñecas anheladas 
que se fijan en nuevos ventanales. 
Morir por unas muñecas como estrellas 
que no se tienen, que se pierden , 
que escapan pero se siguen recordando. 

Morir; 
morir por un silencio, 
morir porque alguien calla 
lo que esperaba escucharse. 
Morir porque el silencio llena el alma 
de un vacío inquietante que desespera. 

Morir; 
morir por un leve ruido que truena, 
el de un corazón que ama y que se detiene. 
Morir encontrándose solo cuando deciden 
llevarse al más allá a quien queríamos
retener para siempre entre nosotros. 

Morir; 
morir por la falta de libertad , 
porque se ha perdido la propia vida 
encadenada, día a día, por unos brazos, 
unos muros o una oscuridad demasiado inmensa; 
inalterable. 

Morir; 
morir por no saber comprender 
lo que pedimos que nos comprendan a nosotros. 
Morir sin darnos cuenta cuando la imagen 
que quizá podría arrancarnos una sonrisa 
pasa de largo de nuestros ojos dañados. 

Morir; 
morir porque se piensa que ya es tarde 
para hacer todas las cosas proyectadas. 
Morir porque se cree que no hay tiempo 
para robar al día a día algún rato 
para conocernos un poco, 
a nosotros mismos, en la vida. 

Todo ello, morir viviendo. 
Pero muriendo, siempre muriendo, siguiendo la vida. 
Hay tantas maneras de morir 
que el mundo está lleno 

de cadáveres que caminan.


1 comentario:

Anónimo dijo...


Morir Nunca
Eternos
Vivos siempre
Lucha con lucha

Destino, cuanto más me intentes marchitar, más creceré con fuerza para vivir hasta el infinito sin limites

Aire freso a los muertos que chorrean sin pudor sus miserias con la elegancia de un pobre perdido.
Aire, mucho aire

Un beso