Welcome Message

sábado, 11 de mayo de 2013

Tu cuerpo



Despierto en la madrugada, este calor no me deja dormir. La tenue luz que entra por la ventana me permite contemplarte durmiendo, y resalta aún más tu belleza. Tus cabellos oscuros cubren la almohada y se filtran por tu cuello. Tus ojos marrones, ahora en reposo, emiten calma y silencio sólo acompañado por tu respiración pausada y tranquila. Me gusta recorrer tu cuerpo con la mirada, pero esta vez no puedo evitar acompañarla con la mano, que se desliza lentamente por tu piel suave, ahora ligeramente húmeda por el calor. No puedo evitar entretenerme en uno de tus pechos, medio cubierto por la sábana, parece ponerse rígido al notar la presencia de mis dedos, que lo rodean. Tu respiración parece acelerarse cuando suavemente retiro la sábana hasta dejar completamente al descubierto los dos pechos. Ahora son mis labios los que los recorren  mientras la mano sigue su camino por debajo de la sábana hasta llegar a una de los muslos. Bajo hasta casi llegar a la rodilla. Mis dedos se deslizan entre tus dos piernas y retoman el camino de vuelta, donde cada centímetro que recorren notan como la temperatura de tu cuerpo se eleva, hasta que llegan a .... 

La alarma del móvil impide que pueda seguir el viaje y me recuerda que en unos minutos debo de irme y alejarme de ti, con la incertidumbre que quizás no nos volveremos a ver, y salgo por la puerta sin atreverme a mirar atrás porque sé que si lo hiciera sería incapaz de separarme de tu lado.

No hay comentarios: