Welcome Message

viernes, 1 de marzo de 2013

No hay espacio para mí




No soy de ninguna parte, ni en ninguna parte encuentro mi espacio. Me despierto deseando entre sueños que mi techo más inmediato no vuelva a ser el infinito, deseando escuchar una voz dulce como la tuya que  me acaricie, pero son eso, sólo sueños. Tengo amigos que me acogen y otros que me alimentan, pero mi constante inquietud es huir del silencio que me escucha y del ruido que me perturba, para sentir de mi voz la solución a los problemas.
Todo el día intento rehacer mi vida, piso todos los caminos que se abren por delante, me aferro a cualquier pequeña opción de sonreír, me siento en ese banco donde dejo un poco de sueño, y vuelvo... vuelvo a deshacer el camino que me ha llevado hasta aquí. Cada noche me miro las manos y siguen vacías y cansadas, sé que esta rutina me duele, sé que me va poseyendo poco a poco pero ya no sé qué hacer, esperar un día diferente es engañarme a mí mismo. He intentado salir de ti, buscar un futuro y creía que lo había conseguido, pero las circunstancias me han dejado al margen y vuelvo a estar solo. Cierro los ojos y hago compañía a la ultima lágrima que hoy, un día más, me acaricia la mejilla con un buenas noches lleno de sueños, que nunca llegarán...




No hay comentarios: