Welcome Message

miércoles, 6 de marzo de 2013

Las relaciones sociales en la madurez



A medida que nos hacemos mayores nos cuesta más relacionarnos, conocer gente, ilusionarnos con una persona nueva o ya conocida, a la que de repente vemos de otra manera. Creo que el motivo es el miedo, a no ser correspondidos, a sufrir, al desengaño. Cada uno tiene sus razones. 

Deberíamos comportarnos como los niños, como los jóvenes y tener esa frescura, esa desinhibición y estar abiertos a nuevas relaciones, del tipo que sean. Tenemos miedo a mostrar nuestros sentimientos, vamos de duros, independientes, autosuficientes. Nos cuesta arriesgarnos. Creemos que estamos bien como estamos, nos conformamos con nuestra vida pensando que no podemos encontrar una relación y ser felices y no es cierto. Siempre es mejor relacionarnos, compartir nuestros deseos, nuestros temores, y nuestra vida. En definitiva, para ser felices hay que arriesgarse...

1 comentario:

Anónimo dijo...


La madurez no es tangible.

La madurez no es palpable.

La madurez se mide con el grado de frialdad con el que se observan las cosas.

La madurez es matemáticamente imprecisa y no gira en torno a los años, gira en función a la impulsividad de las emociones.

En el amor: La madurez es la contemplación a cámara lenta de la constancia, del sacrificio, de la tolerancia y del compromiso.

La madurez no la marcan los años, la marca la chispa de tu mirada.

Un beso