Welcome Message

viernes, 15 de marzo de 2013

La creación



Lluvia serena, olor a tierra mojada. Los rayos del sol, al atravesar las gotas, trazan sobre el horizonte un arco luminoso con todos los colores del espectro. Más tarde cae la noche y en ese momento se encienden miles de puntos blancos y brillantes. Se acaba el sábado y ha culminado la Creación. Dios guarda el archivo, apaga el ordenador y se acuesta satisfecho. 

El domingo se levantará tarde y acabado de comer hará una buena siesta. Después de seis días creando el mundo bien se merece un descanso. A partir del lunes -tendrá toda una eternidad- se podrá dedicar a su pasatiempo favorito: el cultivo del huerto que tiene cerca del jardín del Edén. Hace unos días que ha cosechado las manzanas, algo verdes para que se conserven más tiempo, pero dejó una en el árbol, la más grande y bien formada, para que acabara de madurar de forma natural. El lunes la cosecharía. Mientras dormía imaginaba el aspecto dorado, en olor, la textura al morderla, el punto justo de sabor.

Pero el lunes la manzana no estaba.

¡Malditos! El rostro se le tiñó de morado. Las venas de las sienes parecían ciempiés violados a punto de reventar. ¡Les había advertido, me había confiado! Los ojos, muy abiertos, eran como mapamundis surcados por ríos y afluentes rojizos. 

Fue hacia la oficina dando bastonazos a todo lo que encontraba y de un tirón abrió el ordenador. ¡Ahora verán! resoplaba sentado en la punta de la silla, la mano derecha crispada sobre el ratón. Inicio - equipo - archivos de programa - creación - món7d.ini. Botón derecho: editar.  Insertó peste y sida, políticos y religiones, el dinero, guerras, noches frías, días negros, drogas duras y palabras vacías, lepra y cáncer, accidentes de tráfico y pesadillas, el sabor dulce de la venganza y la mala suerte, incendios, violaciones, hambre, inundaciones...También aprovechó que tenía el archivo abierto para agregar la fe y varias plegarias. 

Credo in unum Deum , Patrem omnipoténtem ,
factorem cæli et Terrae , 
visibílium omnium et invisibílium

No hay comentarios: