Welcome Message

viernes, 8 de febrero de 2013

La cómoda



Hemos apagado la luz y nos hemos quedado a oscuras
mi yo, y yo. 

Y en la intimidad buscamos a tientas 
dentro de la cámara del alma;
nos acercamos miedosos a la cómoda donde guardamos 
nuestros secretos. 

Nos acercamos con temor abrir ciertos cajones, 
no por lo que creemos que encontraremos 
sino por el temor-para siempre negado- 
de no encontrar lo que esperamos. 

En el cajón de arriba, los recuerdos preciados: 
dibujos infantiles, cartas, postales, 
las flores secas de amores pasados , 
y los pétalos de amores que no se han marchitado. 

En medio, las vivencias: los buenos y malos momentos 
que han dibujado nuestro camino. 
Y más abajo, los cajones que abrimos a solas 
mi yo y yo. 

¿Y si fuera cierto que nos habla la vida 
con el severo lenguaje 
de quien ya no miente? 

¿Y si abrimos el cajón de los sueños aplazados 
-aquellos que todavía no hemos logrado 
pero que no hemos renunciado- 
y lo encontramos vacío? 

Será por ese miedo 
que sólo podemos abrir ciertos cajones 
en la penumbra del alma; 
a solas mi yo y yo


No hay comentarios: