Welcome Message

martes, 11 de diciembre de 2012

La vidente



Ya sé que me vais a decir que últimamente escribo mucho, que no paro de publicar, que me estoy poniendo pesado, pero por razones que no se os escaparán a vuestra imaginación, necesito tener el tiempo ocupado, y sobre todo la mente. Aunque creo que el archivo de mi imaginación va agotándose. No sé si mis escritos caen en saco roto, y si me importa, pues a mí me gusta que me lean, ya lo he dicho muchas veces, para que un escrito se convierta en literatura –buena o mala- debe de ser leído. Condición “sine qua non” 

Pues bien, dicho esto os voy a contar un hecho acontecido no hace mucho a un conocido mío…

Aunque no era muy avezado en temas que sobrepasan la razón, aquella tarde fue a ver a una vidente para que le predeciera el futuro. La pitonisa, de rizos despeinados y con pañuelo violeta en la cabeza, le comunicó consternada -después de haber practicado diferentes métodos- que no podía ver muchas cosas de su futuro. "Será que hoy falla la conexión con el más allá", le dijo seria. Lo que sí le pudo asegurar, porque lo había leído en su bola mágica, fue, que él moriría atropellado por un coche de color rojo a la edad de ochenta y tres años. 

Le pagó un precio rebajado para la consulta y salió a la calle pensando en su porvenir. Sumido como estaba en sus pensamientos, no vio el vehículo rojo que se lo llevó por delante. Murió a los treinta y ocho años sin saber que la vidente era disléxica.

7ª Sinfonía  Ludwing van Bethoven


1 comentario:

hathor dijo...

Ostras....¡vuelven los obuses ácidos!