Welcome Message

sábado, 8 de diciembre de 2012

Efecto mariposa (Regresar al pasado)



Si yo pudiera retroceder el tiempo... ¿qué podría hacer? Algunas veces lo pienso. ¿Qué cosas podría hacer si esto fuera posible?

Si creo que volvería atrás  para arreglar todo lo que a veces siento que salió mal; decir las cosas que no dije y omitir las que no debí haber dicho. Arrepentirme por haber hablado y no por haber callado. Despedirme bien de quien debí hacerlo, apartarme de quien debí estar lejos y así salvarme de cosas que no debían haberme ocurrido.

Volvería para acercarme a  cosas que dejé de lado. Para corregir mis errores. Para volver a disfrutar, aunque fuera sólo brevemente, de mis alegrías.

Pero hay algo que nunca debemos olvidar y es “El efecto Mariposa” que para quien no sepa que es os diré que el efecto mariposa es un concepto que hace referencia a la noción del tiempo a las condiciones iniciales dentro del marco de la teoría del caos. La idea es que, dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema caótico, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en ciertas formas completamente diferentes. Sucediendo así que, una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande a mediano o corto plazo de tiempo. Su nombre proviene de las frases: "el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo" (proverbio chino)

O sea, que si no hubiera conocido a la madre de mis hijos, posiblemente mi vida hubiera sido más feliz, pero no hubiera tenido los hijos que tengo, y yo quiero esos hijos y no otros… ¿Entonces deberíamos cambiar las cosas en un regreso hipotético al pasado o más bien dejarlo como está? ¿Donde estaría yo de haber cambiado el aleteo de la mariposa, escribiendo, al mando de un submarino o bajo tierra?

Pero luego recapacito… ¿para qué haría retroceder el tiempo realmente? Creo que el resultado de todas las situaciones y decisiones, encuentros, desencuentros, acontecimientos y sorpresas que me fueron sucediendo, son las cosas que me hacen ser quien yo soy ahora, en el momento de mi vida en el que me encuentro.
Y -para bien o para mal- la persona que ahora soy, es quien me corresponde ser, aunque no me guste, pero debería aplicar las enseñanzas para cambiar algo en mí, creo que puedo.

Sin embargo, la idea de poder hacer retroceder el tiempo es muy atractiva, es un tema recurrente en nuestras fantasías y eso me hace fantasear, crearme una ilusión, creer que por un momento que puedo volver a un pasado inmediato y borrar de un tajo, actos, hechos y palabras con las que he hecho daño a alguien que merece cualquier cosa menos que nadie le haga daño. Nunca un daño hecho por mi me ha revertido tanto dolor y sufrimiento como el que estoy pasando. Avergonzado y con suma humildad, no encuentro remedio para subsanar tan gran error. Ojalá, en solo un momento pudiera retroceder y remediar tal caos y así encontrar mi propia esencia para vivir plenamente y con libertad… el presente, presente lleno de su recuerdo, y de mi amor por ella, simplemente… eterno.

Por esto y por mucho mas de lo que puedo gritar, callar o sangrar, hoy o tal vez siempre, pero mas que nunca, me confieso el portador maldito de la libertad mas cautiva que podré padecer en mi vida, por creer... por sentir... (qué ingenuo) que podría cambiar el destino, alcanzar una felicidad que desde antes de nacer se me fue negada.

Hoy comprendo que esto que continua no es mi vida, si no mi muerte, que no acabara mientras respire, mientras recuerde. una espina clavada en mi pecho (tu nombre) que duele cada vez que sonrió, cada vez que intento sentir un dejo cualquiera de cariño...de amor imposible... mientras lo siga de ti, esparcido por mi abnegada sangre de féretros, por mis azabaches días de ahuecada luz de cenagal.








No hay comentarios: