Welcome Message

martes, 20 de noviembre de 2012

ÚLTIMA DECISIÓN



Más de cinco mil años que los estamos observando y no ha cambiado nada. Hemos intentado que mediante la religión los humanos encontraran el camino, pero ha sido infructuoso. Su avaricia y afán de poder les ha hecho reconvertir la fe en odio y el amor al prójimo en envidia. Les hemos dado profetas, semidioses, reencarnación de hijos de Dios, Dioses y no han encontrado el camino.
Hace un tiempo que estamos probando otro método que quizás les hará darse cuenta de que lo que están haciendo no ha sido correcto. Les hemos dado "La Tecnología" para ver si sus mentes dejan de pelearse por temas espirituales y se dan cuenta que el ser humano tiene suficiente inteligencia para dejar de ser aquel animal racional que llaman los textos antiguos y olvidar dejarse a la mano de Dios su futuro. Si supieran que nosotros los creamos quizá perderían ese orgullo de ser el centro del Universo y el ombligo de todo, pero sería un golpe tan fuerte, que seguro que si nos presentáramos ante la Humanidad intentarían aniquilarnos.
Fuimos muy osados, ya habíamos hecho modificaciones en otros planetas y los resultados fueron positivos. No es tan fácil dar vida inteligente en un planeta, debe haber una serie de condiciones mínimas, el resto ya lo hacemos nosotros.
La Tierra fue especial, ya tenía las condiciones indispensables para haber una evolución. Lo habíamos intentado en Marte, pero no fue bien.
Pues ante las expectativas nos fue fácil. Los seres humanos evolucionaron tal como habíamos previsto y a medida que evolucionaban introducíamos nuevos genes a algunos machos para que la evolución fuera más rápida, y así fue. Lo que no pensábamos es que al evolucionar tan deprisa, su parte animal evolucionaba también con ellos. En algunos ejemplares más que en otros su parte irracional podía controlar su raciocinio, entonces la sangre corría por donde pasaban.
Con las nuevas tecnologías pareció que, si tecnológicamente eran más efectivos, sus guerras se controlaban, pero tan sólo fue un espejismo.
Cuando un pueblo era lo suficientemente fuerte para ganar a los de su alrededor, entraban en un tiempo de mejora, la tecnología les llevaba a un equilibrio, ciencias, arte, mejoras en todos los aspectos, pero pasaban los años y la relajación en temas militares hacía que los pueblos menos evolucionados y más irracionales destruyeran aquel imperio que ya no quería luchar, sino disfrutar de los beneficios de la racionalidad.
Han pasado los milenios y siempre ha sido así. Pareció que si todo el mundo era lo suficientemente inteligente, todo este afán de poder iría a parar a una globalización y si todo el mundo podía tener más o menos de todo, el equilibrio llegaría por fin a este Planeta. Pero a los dirigentes no les ha interesado que el analfabetismo acabara. Entonces pusieron otra vez por delante a Dios, profetas, mensajes que escribieron hace mil años, han vuelto a dirigir la ira del pueblo, pero no para conseguir que este equilibrio llegue, no, sería un gran paso, lo han hecho para que los señores del poder y la guerra sigan disfrutando de su paraíso, mientras el resto se afana por vivir una vida digna.
Como sabéis nosotros somos unos seres que nacimos casi cuando todo empezó, la felicidad de uno de nosotros es la felicidad de los demás y las tristezas de uno de nosotros la compartimos con los demás. Por eso no podemos entender como en un planeta tan pequeño como éste, los seres humanos no se han puesto de acuerdo para vivir en paz. Sería tan sencillo, pero vemos que no ha sido posible, ni lo será nunca.
Ahora tenemos un dilema, si dejamos que sigan existiendo, llevan el camino de destruir el planeta y a las millones de especies que si que viven su existencia en paz . Y por el otro lado si todo hubiera ido tal como tenía que ir, su potencial habría sido increíble.
Por eso después de muchas deliberaciones, estoy en tu presencia Altos Dignatarios del Consejo de la Confederación, para que toméis una gran decisión ...La eliminación del Ser Humano ...

No hay comentarios: