Welcome Message

martes, 27 de noviembre de 2012

sueños



Piensa la mujer que el cántaro está lleno
de recuerdos y recortes de una vida
que pasa y se escapa
como si fuera agua,
y cavila. 

Cavila la mujer que el útero de barro
 es refugio de voces que le explican
que un día fue joven, fue hija, 
fue madre; ahora es sueño
 y sueña. 

Sueña la mujer que tiene todavía tiempo 
para llenar la vasija de risas, 
de amor, manos amigas,
misterios, nuevos nombres, 
y desea. 

Desea la mujer que brote un genio de lámpara 
que le llene el corazón de perspectivas 
ofreciéndole un mundo en alfombra 
de seda y de lana; 
se regala. 

Se regala la mujer instantes y delicias. Se niega, 
lejana, a abrir los ojos: acaricia colores 
y rescoldos de una vida distinta. 
El sueño la tiene cautiva; 
y recala.


No hay comentarios: