Welcome Message

lunes, 7 de mayo de 2012

Deseos en la oscuridad



Tumbándome ligeramente hacia mi amiga, me respondió:
- Siempre he vivido a oscuras, ya lo sabes... Me he acostumbrado a aceptar las cosas tal como me dicen que son aquellos que las ven bien claras, sin cuestionarme sobre cómo quisiera que fueran... Pero esto que me preguntas, ¡lo tengo muy claro! - Percibió mi ligero movimiento, adivinando que sonreía. - Le he dado muchas vueltas y estoy segura de cómo deseo que sea mi amor, aquel hombre especial que ¡espero encontrar algún día!
- Dime, va...
- Para empezar, ¡me gustaría que tuviera los ojos bien amarillos! Quiero que me mire y sentirme iluminada, algo parecido a lo que experimento cuando me tumbo al sol y su luz me calienta.
- ¡Qué mirada más cálida!
- Me gustan las personas que desprenden calor... En cambio, quisiera que tuviera los labios azules, del mismo color refrescante que el mar, y que los supiera mover como lo hacen las olas cuando me adentro, me rodean y me acarician...
- ¡Qué contraste!
- Quisiera que tuviera la piel verde, del mismo tono denso que el musgo, con aquel tacto de terciopelo fresco, suave, acogedor, que me invita a acercarme mucho, a olerla, a tumbarme encima y dejarme ir , desorientada, sin prisas y confiada...
- ¿Y qué más?
- El cabello, como la arena fina de la playa, de ese tono que llamáis dorado... Me gusta tanto hundir los dedos, una y otra vez, jugar... Los dientes y la risa, las quiero enérgicas y entusiastas, ¡bien naranjas!
- Si yo encontrara un hombre así, ¡quedaría agarrotada!
- ¡A mí me parece una combinación muy atractiva! Espero sinceramente que tenga una voz marrón, firme como la madera, para decir palabras con fuerza... y con relieve, como la corteza de los troncos, para poder recorrer la textura de los caminos que me abren sus palabras.
- ¡Ya veo que lo tienes claro!
- ¡Y tanto! Nacer ciega, crecer en medio de la oscuridad, no quiere decir ignorar las sensaciones que me ofrecen los colores. Desde la oscuridad, los escucho atentamente, saboreándolos, ¡y escojo los que mejor me pintan para el amor!


1 comentario:

Anónimo dijo...

Vivir a oscuras aun viéndolo todo.

Tener la mente cerrada, aún mantenienda la puerta abierta.

El cuerpo encurvado, los puños cerrados, los ojos tapados y el corazón parado.

No hace falta ser ciego para no ver nada. Hay quienes viven muertos sin disfrute de nada, aún corriendo sangre por sus venas.

Da luz a quienes amas.

Da vida con tu sonrisa.

Lo demás ... te vendrá solo.

Un beso