Welcome Message

martes, 6 de diciembre de 2011

Deseo vs amor



El deseo es como un flash que se enciende, y con su intensidad puede quemar...
El amor es un sol suave que da la vida... 

El deseo pretende recibir, el amor se siente feliz, dando... El deseo te atrapa en su red y te posee, como una droga adictiva... El amor es la esencia de la vida, es la vida, y no necesita la posesión, ni el sufrimiento, ni una víctima... Eres libre en la relación, y la relación es más compleja... 

El deseo es una chispa que puede transformarse en amor (si pones la leña y mantienes la llama encendida) o dejar sólo las cenizas, quemando todo detrás si... 

Cuando tienes deseo, sólo quieres el cuerpo. Cuando tienes amor, amas el alma, la persona. Es el secreto del amor. El amor es una aptitud y un camino hacia otro. 

Si aún no has encontrado tu luz interna, cuesta más de encontrarla y verla en el corazón de otro. 

Cada uno tiene un deseo escondido dentro de si: poder sentir el amor en su plenitud existencial, desear y amar a la vez, cuando las almas de la pareja se entrelazan como sus cuerpos... 

2 comentarios:

hathor dijo...

Dicho así,parece fácil;pero,casi siempre,se termina imponiendo el egoísmo a la generosidad.Es difícil persistir en la idea,y cuando lo intentas,sueles estrellarte en el polvo.Por eso es mejor conservar la esencia,y no sobrevivir a base de deseo.....
Ojalá esa misma idea estuviera en la cabeza de muchos...y de muchas.
Un beso.

Anónimo dijo...

"Me estremezco cuando tus dedos acarician suavemente con deseos incontrolados las curvas de mi ardiente cuerpo; quiero que me desees hasta emborracharte de la esencia que recorre mis pensamientos alborotados de millones de ganas de ti" ...


Los sueños están rellenos de pulcros deseos o de deseos pacaminosos, vistos desde el ángulo de la mente que los explore.

Todo nace en tener ganas de desear, en la madurez de ese deseo, y en la plenitud conformista de mantener esa llama encendida, llamándola amor, coliflor o magdalena.

Cíclico, todo es cíclico y circunstancial, nada es eterno, nada es infinito, todo es escalofriantemente muy relativo.

Casi siempre, no depende de nosotros darle a la rueda del cambio de etapa, en muchas ocasiones, las circunstancias nos afixian para apretar el on y saltar al deseado, o no deseado, cambio.

Un beso