Welcome Message

lunes, 7 de noviembre de 2011

Palabras... solo palabras.



Quisiera decirte tantas cosas que se me apagaría la voz. Te escribo este texto, que es tuyo, aunque las palabras no sean las más exactas, ya que las cosas más simples son las más difíciles de explicar.
Estaré contigo, por si algún día te pierdes y no encuentras el camino, por si te roban el tiempo y los segundos se hacen años, por si te ahogas en lágrimas y te olvidas de sonreír. No te preocupes, porque siempre estaré ahí para recordarte quién eres y, de esta manera, tal vez entenderás porque hay aún gente que te rodea y te quiere.
Si te tengo demasiado, tengo miedo de mí. Si te tengo demasiado poco, tengo miedo de ti. A veces, cuando el miedo se apodera de mis pensamientos, deseo no quererte tanto, pero es casi tan inevitable como besarte.
Me gusta escuchar tus ojos cuando me dicen lo que tus labios no se han atrevido decir y me gusta darme cuenta de que tu amor me hace más libre.
Te quiero cuidar y hacer que nunca te quede grande el mundo. Quiero dedicarte todas mis sonrisas, que antes tú me has entregado a mí. Quiero enseñarte mi forma de vivir, pero luego borrarlas y hacer nuestra forma de vivir.
Todavía no nos hemos encontrado lejos ni las distancias nos han separado, pero sinceramente es lo que más temo hoy.
Tanto me da si tengo que bajarte el cielo para que lo puedas tocar, si tengo que recorrer las calles más oscuras o las aguas más bravas, no importa que tenga que arriesgarme si es para ti.
Toma la vida como un regalo, toma cada día como especial. Considera que cada mirada es única, piensa que cada sonrisa es diferente. Quiero que la esperanza de que cada paso que das sea positiva. Piensa que la primera vez que haces algo nunca se repetirá, pero no te olvides de que la segunda ni la tercera ni ninguna de las veces que lo repitas te sentirás igual que el anterior, que cada vez es la primera, que cada experiencia es nueva, que nada está sometido a la rutina.
Explora mundos nuevos, llenos de magia aún no descubierta. Eres libre, puedes soñar, correr, nada más importa, sólo tú, tú te pones el límite. Puedes detener el tiempo, puedes soñar despierta, puedes valorar muchas cosas en esta vida. Leer, déjate llevar por mil y una historias diferentes, así algún día encontrarás una en que te sentirás reflejada, que te ayudará en muchos aspectos, ya lo verás.
Desconecta del mundo, sabes que necesitas tiempo para ti misma, para estar sola… y pensar, y dejarte llevar por lo que sientes dentro de ti. Escucha a tu corazón, él siempre te habla, nunca lo dejará de hacer. Derrota los problemas, no te amargues, no lo dejes hacer, no te es indiferente, y lo sabes, lo sé. Piensa en lo que quieres hacer y hazlo, no necesitas saber nada más de esta vida. Las otras lecciones... te digo yo que se van aprendiendo durante el camino. Nunca lo abandones, nunca pierdas la esperanza, NUNCA. Busca tu luz, y ya sabes, que quien bien busca, bien encuentra. La luz te espera, ¡nos espera a todos! 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Quisiera que nunca quisieras dejar de decirme cosas sencillas, cosas que rellenan los huecos de mi cuerpo que necesitan de cariño.

Quisiera que quisieras siempre quererme de esa forma bella.

Quisiera tanto ... que me adoraras como adoras eso que más te gusta.

Y en la búsqueda de ese reto, mi vida empeño a tus deseos.

Un beso