Welcome Message

domingo, 27 de noviembre de 2011

Me duele todo



Hay días que me duele todo... 

Todo me duele. 

Me duele la falsedad. 
Me duele el desengaño. 
Me duele la soledad en compañía. 
Me duelen las miradas de reproche. 

Me duele la tarde de horas grises. 
Me duele la noche esperando nada.

Me duele la derrota cotidiana. Me duele. 

Me duele la falta de respeto. 
Y la ternura que no encuentro. 

Me duele la frialdad de algunas personas. 

Me duelen las discusiones. 
Me duele la indiferencia. 
Me duele la soberbia. 
Me duele la hipocresía

Me duele el calendario porque me duele el recuerdo. 
Me duele el espejo. 
Y me duele el reloj, imperturbable. 
Me duele el teléfono que no suena. 

Me duelen las dudas. 
Me duelen las certezas. 
Me duelen los adioses. Me duelen. 

Me duele la risa insolente. 
Me duelen las lágrimas ajenas. 

Me duele el amor que me sobra... 
Me duele el amor que me falta. 
El amor me duele. 
  
Me duelen las promesas incumplidas. 
Me duelen las oportunidades perdidas. 
Me duelen los sueños nunca vividos. 
Me duelen las ilusiones extintas. 

Me duele el silencio cuando el corazón grita. 
Me duele el dolor (tu dolor). 

Me duele no saber qué decir. 
Me duele no poder hacer nada...


2 comentarios:

hathor dijo...

A mí me duelen los gritos,lanzados en medio de un silencio de sordos,ciegos y mudos.....
Me duele lanzar el grito y que nadie lo escuche.....
Me duele la parte del Camino en que lucho contra el viento,el frío y el miedo.....
Pero más me duele el peso de la armadura que los días implacables me han colocado.....
Un beso,amigo.

Anónimo dijo...

El dolor esta en tu mente,
Tu mente en tu cabeza,
Tu cabeza en tu cuerpo,
Y tu cuerpo es tuyo,
Solo tuyo y de con quien quieras compartirlo.

Tu mandas en el dolor que te oprime.
Siente que no lo quieres.
Obliga a tu mente a dejarlo a un lado.
Ocupa tus emociones en otras sensaciones, en otras rutinas.

Expande todo eso nuevo, intocado y virgen que hay en ti, y derrochalo con todos estos ojos femeninos y masculinos que te leemos.

Dejate florecer al nuevo sol.

Abre la ventana de todas tus posbilidades escondidas, y apresura que se escape ese dolor que te invade por momentos.

Deja entrar aire limpio y fresco a un nuevo yo.

Déjate llevar ...

Un beso