Welcome Message

martes, 11 de octubre de 2011

La solidaridad entre las mujeres



No hace mucho que pasaron por la televisión la película “Jerry Maguire” donde hay una escena que describe totalmente lo que es la solidaridad entre las mujeres.
Reunidas en la casa del personaje que interpreta la Zelweger hay un grupo de mujeres con cara de que se les había pasado el tren o que se tuvieron que bajar a la fuerza, todas ellas quejándose a gritos de los hombres. Que son hediondos, que son insensibles, que siempre dejan arriba la tapa del inodoro.
Y así hasta el infinito hasta que entra en escena Tom Cruise, y a todas se les olvida de pronto las calamidades del género masculino y muy poco discretamente se empiezan a asomar escotes, piernas, sonrisas y cuanta invitación no verbal “Tómame y fóllame aquí y ahora”.

Para mí esa es la descripción perfecta de la solidaridad femenina: contigo, pan y cebolla… Hasta que aparezca un pene (perdón el vocabulario) de por medio, porque ahí cada cual se las arregla como puede.

Verdaderamente existe la amiga fiel, la que os apoya en las buenas y en las malas. La que se alegra que os hayáis encontrado al fin un compañero y la que os espera con la botella en la mano porque el mamón de turno se fue y os cambió por otra. Es esa amiga que cuando has engordado te lo dice sin reticencias y tu deberías callar y la que se preocupa si has adelgazado demasiado. 
Esas fieles amigas para las mujeres es algo muy sagrado que todos los hombres tememos, o deberíamos temer, la mejor amiga. Pero esa íntima amiga, la más, es en singular y no en plural. La solidaridad entre las mujeres no se resume al pacto de fidelidad entre amigas, sino que se aplica al género entero.

Nada menos confiable y solidario y más peligroso que un grupo de mujeres con tiempo para prestarte su atención. 

No hay comentarios: