Welcome Message

domingo, 18 de septiembre de 2011

Dulce agonía



La vida es igual, siempre lo mismo. Los días pasan tan silenciosamente que se confunden entre sí y se convierten en simples organismos recluidos dentro de las agujas del reloj. He vivido por ilusiones, para perseguir ideales que me ha inculcado falsamente la sociedad, pero ahora ando hacia un horizonte divagado sin más rumbo que las alas del desespero. Siempre es la misma rutina, siempre el mismo ambiente, los mismos pensamientos, siempre pisando sobre el mismo asfalto mojado de hipocresía. 
Mi vida no tiene sentido, a menudo ha sido teñida inútilmente de esfuerzos para sobrevivir, y mientras he hecho ver que estaba feliz, triste, defraudado, enamorado, nunca lo he sido. He buscado apasionadamente los sentimientos pero sólo he conseguido empaparme más de incomprensión. Y si me abandono en un rincón, donde las hojas en invierno revolotean, el llanto que inunda mi alma aparentemente serena, habré perdido todo el brebaje envenenado que sorprendentemente me hace comprender el mundo

1 comentario:

Hathor dijo...

La rueda de la vida sigue igual,pero no siempre es lo mismo.Sí que es lo mismo su Esencia,pero varían sus caras.Amamos,sufrimos,lloramos y gozamos,pero los rostros se nos desdibujan en el espejo del lago...pasamos la mano,y vemos un nuevo reflejo.
Tu vida tiene el sentido que los demás te ayuden a darle:sé generoso,no les prives de ese goce.No hará falta que revoloteen las hojas,puesto que el jardín estará barrido,y sólo habrá que sentarse en el diván,a escuchar el susurro de la música.
Con mucho amor....