Welcome Message

martes, 21 de junio de 2011

Orgasmo


Anoche hacía mucho calor y no estaba dispuesto a rodar en la cama como una salchicha en el asador por lo que decidí salir al pueblo a tomar un café granizado o una orxata.
No estamos de fiesta mayor pero las terrazas, un lunes, estaban a tope y me he encontrado con Marta, una vieja amiga del barrio de Marqués del Turia de la capital. El caso es que no nos vemos a menudo y cuando lo hacemos solemos recordar ciertos momentos pasados, en otro lugar y en otro tiempo,
Bromeando y sin saber porqué (o si) hemos acabado hablando del orgasmo femenino, pero no de si es clitoridiano, vaginal, anal o bucal no, no, hemos hecho un estudio sobre las onomatopeyas del orgasmo, sobre que decís las mujeres cuando estáis llegando al clímax del acto. Y los hemos clasificado por grupos. 
Los más habituales suelen ser el orgasmo positivo de toda la vida "síiiiiiii siiiiii" pero también tenéis los simples o vocálicos tipo "aaaaaaaaaah ahhhhhh", "ooooooooh ooooooooh" que si se fornica en silencio se convierten por arte de magia en consonánticos "mmmmmmmmmh" "mmmmmmmmmmh", "ffffffffffffff" "ffffffffff". 
Después hay un grupo que son los sagrados o divinos "oooh dios miiiooooo", "oooh señor", "dioooosss dioooss", "hostia santa". Otros los hemos llamado indicativos, que son los del tipo "aquí, aquí" por si ves que la pareja pierde el hilo y los indicativos de refuerzo que le señalan que ya ha encontrado el lugar exacto que os da gustito "así, así". Claro que a veces cuesta encontrar ese punto y el orgasmo se convierte en un concurso de perros pastores estilo "izquierdaaa, izquierdaaaa,, para, para, rápido rápido, derecha derecha, arriba arriba" que no nos damos cuenta pero para la pareja ha de ser un mareo, sólo os falta decirle "quieeeeeeetooo, yace aquí!". 
Total, hemos llegado a la conclusión de que el orgasmo dice mucho de una persona. Por ejemplo, si es glotona oiremos un "máaaasss máaaaassss", si es autoritaria soltará un "no pares, no pares" ... Ahora, las mejores sois las mujeres generosas que animáis a vuestros queridos con un "que buenoooo que buenoooo", eso nos sube mucho la autoestima y nos ayuda a mantener la cosa bien firme, tal como os gusta. También nos hemos dado cuenta de que sois algo sosas, poco originales y repetitivas. Casi siempre decís lo mismo porque claro mientras estáis allí con todo el éxtasis dudo que os plantéis que dirás y como lo dirás... Sabiendo esto, mujeres, amigas, pensad en los vecinos: que oír siempre lo mismo, pobres. Llega un punto que ya saben incluso en qué momento del acto estáis, si te falta mucho o no para acabar. Por lo tanto, hay que hacer un esfuerzo y procurar innovar, no para vosotras sino para ellos, para los vecinos, que ya que os tienen que aguantar y envidiar al menos que la función sea variada y entretenida. Con un poco de suerte ¡os acabarán aplaudiendo y todo!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ja! Mmmmm, más dame más(dominando)

Que quiero que me abrás como un real melón de crianza por la mitad y hagas con el resumen de todas las partes de mi cuerpo, puro picadillo en tu boca.

Un beso