Welcome Message

martes, 11 de enero de 2011

Una explicación.

Tengo unas amigas tan sumamente maravillosas que a veces pienso que no me las merezco, las quiero a rabiar y por eso creo que les debo una explicación con respecto al artículo que escribí el domingo pasado titulado “Me siento utilizado”
Nada que ver con ningún resentimiento acaecido desde mi vuelta a Valencia en el año 2006, me refería a hechos concretos acontecidos años atrás en otra ciudad.
Desgraciadamente, en una tertulia reciente hablamos de muchas cosas y yo me confesé haber sido utilizado por mi pareja para cumplir unos fines estratégicamente programados por ella. Duele enterarte pero ya no, por eso pude hablar libremente de ello. Todo pasó, no hay heridas sangrantes, hay cicatrices curadas que solo te hacen recordar los hechos por los que se produjeron.
Me han dicho que debo de ser positivo, que lo que duele recordar hay que tratar de aislarlo y llevan razón, como en casi todos los consejos que recibo de ellas, porque me quieren, y por ese motivo les haré caso. Nada más de tristezas, ya está la vida dura para que andemos nosotros añadiendo más noticias no demasiado positivas.


Quisiera ser pájaro,
dejarme llevar por el aire
sin noción del tiempo. 


Sentir el latir suave de las alas
mientras atravieso cadenas montañosas,
perdiéndome en un mar de nubes.


Quisiera abarcar la libertad,
sonreír al sol,
abrazar la luna,
danzar con las estrellas.


Sentir que aún estoy vivo
notar como la sangre me hierve,
desear que el día no se acabe.


Quisiera envolverme de inocencia,
cerrando los ojos a las injusticias
sólo escuchar el canto de la naturaleza.


Quisiera sentir la felicidad…
vuestra felicidad… amigas.

No hay comentarios: