Welcome Message

domingo, 9 de enero de 2011

Sentirse utilizado

Yo me he sentido utilizado por alguna mujer. Cuando se lo confesé a una amiga, la primera vez le sonó rarísimo, incluso se sintió (ella me lo reconoció) muy ofendida en representación de todo el género femenino. Pero luego, reflexionó, y me dijo que por qué no,  que afortunadamente las pautas de comportamiento diferenciadas entre hombre y mujer están desapareciendo y las mujeres actúan en muchos aspectos de nuestra vida como los hombres, y viceversa. Llegado a este punto de reflexión, me dijo que se daba cuenta de que le daba bastante morbo que los hombres pudieran sentir en su propia carne el padecimiento que la mentalidad machista imperante les había hecho sentir a ellas durante siglos.
Yo nunca me he analizado ni físicamente ni mentalmente, no tengo ni idea ni de que pudiera ser mínimamente interesante o atractivo, pero nunca me ha ido mal. Alguien una vez me escribió que en general, soy una persona capaz de establecer vínculos afectivos estables y sólidos, y que no me asustan los compromisos, que disfruto relacionándome con los demás, que soy capaz de mantener una relación de pareja madura basada en el respeto, la comprensión, el compromiso y la pasión. Que no me arredro ante las dificultades y que cuando caigo me levanto y no mira atrás.
Sé que casi todo en la vida tiene un lado bueno, lo cual no significa necesariamente, que la vida me haya sonreído, pero yo sí le he sonreído a la vida.
Tengo mucha  curiosidad intelectual, con sentido del humor y con una autoestima bien establecida, creo que sé valorarme y posiblemente, soy valorado entre algunos amigos y amigas, pero esto no implica que me haya  centrado en mi mismo, al revés, soy muy sensible a los problemas o dificultades de los demás.
 Pero estas características parecen no ser suficiente reclamo para las féminas que yo deseo ya que las mujeres que han entrado en mi vida mantienen el tipo de relación que a ellas les viene en gana, sin tener en cuenta sus verdaderos sentimientos.
Conociéndome  como me conozco es extrañamente irónico que una persona  de estas características reconozca sentirse utilizado por las mujeres cuando, en realidad, pensando en mi trayectoria amorosa, sé que he sido yo quien ha marcado las pautas en mis relaciones. Pero la realidad es que yo me siento realmente haber sido utilizado por algunas mujeres. ¿Por qué?
Esta miscelánea de sentimientos y actitudes que nos vamos traspasando de hombres a mujeres y viceversa tiene como una de sus más importantes consecuencias que algunos hombres están sintiendo por primera vez sensaciones que hasta ahora se consideraban exclusivamente femeninas. En este caso, podríamos decir que yo he sufrido o sufro de enamoramiento frustrado o desengaño, que consiste más bien en un empecinamiento por conseguir lo que no está a nuestro alcance y recrearnos en nuestro propio sufrimiento, creándose una situación de dependencia de la que resulta extremadamente complicado desengancharse. Lo confundimos con el amor más profundo, cuando en realidad es puro “autofustigamiento”.
Pero, dejando atrás el halo de romanticismo del que se compone el sufrimiento por amor, lo que realmente alimenta ese sentimiento de desengaño es el morbo de anhelar precisamente lo que sabemos a ciencia cierta que no está a nuestro alcance,creando una sensación de angustia y dependencia, aumentando a su vez el deseo por lo inalcanzable. Y, como muchas de vosotras habéis pasado por situacionesde este tipo, sabéis cuánto cuesta desengancharse...

3 comentarios:

Dayana dijo...

Creo que no hay personas inalcanzables,simplemente que no saben dar más de si mismas y cuando dan con alguien capaz de dar amor,respeto y mucho más se asustan,porque esto les hace tomar conciencia de sus carencias.

Por otro lado,no todas las personas que nos atraen,son las que nos pueden hacer feliz...aveces proyectamos nuestra parte oscura en el otro y como decia Nietzsche:"si miras por mucho tiempo el abismo,el abismo también mira en ti".

No me gusta que nadie utilice a nadie..me da igual el sexo .Es muy deshonesto,alimentar esperanzas que no vamos a cumplir y aprovecharse de los sentimientos del otro u otra.

Un abrazo y como aún no te he felicitado el Año,aprovecho para hacerlo:Muchas felicidades para ti en este año.

Anónimo dijo...

Ese palpitar incesante que hace burbujear mi sangre a mil,

La erótica dependencia a querer tener, coger, agarrar, apretar y poseer - le.

Aquel que tiene el don de refrescar mi mente cuando pienso en él.

Me hace rugir por las calles mientras camino rápido búscandole entre las aceras.

Es una emoción efervescente y que me hace sentir como una quinceañera.

Utilizarlo en sueños porque en carne no puedo.

Que me utilice, que sueñe a mi ritmo y con mi soberana fuerza.

Que me utilice, que acaricie mi lengua con su aliento mientras le susurro al oído.

Que me utilice, eso quiero.

Que me haga sentir viva.

Un beso

Silvino dijo...

Desde luego sentirse utilizado no es nada agradable, pero rechazado creo que es peor.