Welcome Message

lunes, 10 de enero de 2011

Himnos al silencio

Empiezo a escribir encendido, sobrio y mudo sobre lo que fuera para mí el silencio de una tarde oscurecida en el abrigo que me ampara.
Pulso Play.

Me sale que los sentimientos que me impulsa a afirmar que no somos nadie, en lugar del universo estrellado están a la orden del día en un mundo de silencios corruptibles.
Escucho la música.

El silencio se propaga, escuchando la música suave, el soul de Van Morisson, al ritmo que el sol cae, las hojas vuelan y la lluvia se hace presente.
Hago una pausa.

Me asomo a la ventana, hago pausa en el sentir de los himnos donde radica el más espiritual silencio y encuentro intacta la nostalgia inerte en un cajón de la habitación desordenado.
Vuelvo a pulsar Play.

Y sigo con todo detalle las palabras del video que me impulsa a pensar el texto que ofrezco, lejos de todo ingenio extravagante, me aplico con serenidad.
Se funde "Himnos al silencio".

La canción se va fundiendo, entre el silencio impertérrito y la lluvia silente que cae fuera, cuando he redactado las palabras con las que sentí una enorme sensación de felicidad impulsiva y con las que convergieron el enamoramiento y la transgresión.

Van Morisson: "Hymns to the silence" ...

1 comentario:

Dayana dijo...

woooooooooo..Vam Morrison!!

Qué hermosa descripción y musica.

Besos