Welcome Message

martes, 21 de septiembre de 2010

Sábado... sabadete.

El sábado empezó bien, cena en casa de una amiga y en compañía de dos amigas más, el novio de una de ellas y un buen amigo. Pollo

asado, guisantes con jamón, salpicón y tortilla de patatas. De postre, tarta de chocolate y bombones y café. Orujo para acabar. Todo un lujo.

Me fui a las 12 y algo, tenía cita en La Beneficencia con un amigo que estaba de cena con los Singles. Pensábamos corrernos una pequeña juerga….

Esperé delante de la salida apoyado sobre una papelera o un buzón de Correos, no me acuerdo bien, ni soy sobre ni basura. Ensimismado y observante de todo lo que allí acontecía, mujeres saliendo y conversando nada entendible por mi y hombres hablando siempre de lo mismo con altivez y machismo. Es increíble… ¿Cuándo maduran algunos hombres? NUNCA.

Al final apareció mi amigo rodeado de mujeres con las cuales iniciamos un paseo por el hermoso y reconstruido barrio del Carmen. Otro lujo.

Intentábamos meternos en algún sitio pero todos iban a cerrar porque la policía les mete mano. Esta alcaldesa parece que quiere enviar la zona de ocio al puerto donde sus protegidos si pueden cerrar cuando les de la gana. Al final fuimos a parar a la Plaza del Negrito donde un “pafeto” seguía en marcha. Nada que contar, estuvimos media hora y nos despedimos. Rumbo Zona Juan Llorens. Destino Acuarela. No hicimos nada, se nos olvidó llevar los biberones.

Próximo destino Zona Cánovas. Después de echar un vistazo acabamos en el Rompeolas, ya bastante tarde. Tampoco hicimos nada, mi amigo es
ginecólogo, no geriatra. De vuelta a casa.

Cinco de la mañana, rotura de culata y tirado en la puta autovía de Ademuz esperando la grúa. Parece que el único que sufrió un recalentón fue mi coche.

Solución, 1,000 € y resuelto. Creo que otro tipo de recalentón me hubiera salido más barato.

No hay comentarios: