Welcome Message

lunes, 16 de marzo de 2009

Para quien quiera saber más...

Cuando en la vida existe algo por lo que tengo que luchar, cuando me encuentro desesperado por los pasos que debo dar, siempre reflexiono, no doy saltos, simplemente el tiempo es el que me va dando las pautas a seguir.
No fuerzo las situaciones, simplemente me dejo llevar por mis intuiciones ya que gracias a ellas he vivido plenamente cada momento de mi vida, sea para bien o para mal.
Yo en estos momentos estoy perfectamente equilibrado y se que poco a poco llegaré a conseguir el estado deseado. Lo único que me falta en esta vida es la tranquilidad y pensar que todo llega tarde o temprano.
Los momentos felices me los construyo yo, mientras me encuentro en un estado de total serenidad, consecuente con lo que hago y sintiéndome pleno en mí forma de ver la vida. Me rodeo de personas afines a mis pensamientos ya que eso me crea una total seguridad.
Cuando eso no ocurre puede que mis sentimientos empiecen a torturar mi razón y es cuando no existe total equilibrio en mi vida, es entonces cuando debo de parar y razonar que camino seguir, si merece la pena que mi alma no se sienta en armonía.
Con todo lo expuesto creo que merece la pena luchar por la paz y por el sentimiento tan bello que mi corazón me dicta, cuando mis sensaciones plenas me convencen de que hago con mi vida lo que realmente quiero y no me dejo llevar por situaciones intensas que me apartan de mi felicidad. Esas que te hacen perderte en el abismo.
Actualmente vivimos en una sociedad donde conceptos tan abstractos como la felicidad, el amor y la amistad intentan buscar erróneamente, su definición concreta. ¿Cómo podemos definir alegría, miedo, tristeza, ira y el resto de emociones que nos rodean en nuestro día a día? ¿Como podemos definir algo que no podemos ver, que no es material y que solo podemos sentir? ¿Realmente existe la felicidad?
Unos dirán que su felicidad son los pequeños momentos de bienestar que nos da la vida, otros dirán que la felicidad es un gran momento de bienestar que siempre recordamos, para otros será tener a su familia y amigos a su lado…
Yo no se si existe la felicidad, y nunca lo sabré, porque es imposible unificar un concepto abstracto y no material, algo totalmente personal, una palabra que utilizamos para describir ese conjunto de emociones que nos producen bienestar. Porque a mi parecer la felicidad solo es una palabra más del diccionario. Pero lo que realmente importa es lo que sentimos, y los sentimientos no se pueden describir coherentemente. Las descripciones solo son palabras, los sentimientos son hechos.
La vida es como una montaña rusa: hay momentos en los que nos sentimos derrotados y otros en los que estamos a gusto con nosotros mismos. Esta teoría es innegable y lo único que puede pararla es la muerte. La vida nos dará alegrías y penas, llantos y sonrisas, seamos un niño del tercer mundo o el hijo de Bill Gates. Y estemos en el estado anímico que estemos, no debemos dejar de disfrutar de los muchos placeres para todos los gustos que tiene la vida, y nunca dejar de aprender de nuestros “errores” o de las diferentes vueltas que nos de esta.

Os estaréis preguntando, ¿Y qué tiene que ver todo este rollo con vuestra idea de la felicidad? Simplemente era para decir que para mí, la vida es la felicidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡ Achis ¡ menuda semanita en cama con ésta arropadora gripe ... En fín (achís) otra vez, perdón, pues:

* Reflexionar ... sobre cualquier tema es algo que llena el corazón de tal forma que nos hace ser más grandes y manifestarnos más plenos.
Querer reflexionar y pararse a cuestionarse casi el 100% de nuestro vivir diario es una maravilla para quien se permita ese placer que está en las manos de cualquier persona.

* Dejarse llevar por la intuiciones ... no se, como diría yo, hay personas que de por si son intuitivas y que con tan solo una mirada abren puertas y derriban montañas. Saben como actuar y percibirlo todo en cualquier momento y situación.
Quizás quien se deja llevar por las intuiciones a simple vista parece “un loco impulsivo” y que no “piensa”, pero en realidad es muy distinto, simplemente vive con el corazón abierto a la vida. Un lujo conocer a una persona así.

* Sentirse pleno en la forma de vida que llevamos ... es super complicado conseguirlo, pero si unimos saber reflexionar en cualquier momento y dejarse llevar por las intuiciones, sin duda, cualquiera que actúe así, vive plena su forma de vida. ¡Que dificil encontrar personas así tan auténticas!.

* Y es que entonces habremos topado con alquien que hace con su vida lo que realmente quiere ... algo que hoy en día es como un privilegio, ya que casi todo el mundo va presionado por el trabajo, la familia, el estrés ... ¡uf! ¡que lío! ... y como no, la cansina crisis.

* Para mi, la felicidad son los pequeños momentos de bienestar que nos da la vida ... eso es.
La vida son millones de momentos juntitos que se apelmazan en nuestra mente y que unos con otros se tapan y hacen una enorme montaña que son nuestros recuerdos, por ello, hay momentos que recordamos y otros que se nos quedan en el olvido, tapaditos unos por otros.
Pero es curioso, a las personas positivas, casi siempre se les suelen quedar los momentos felices y de bienestar cubriendo la parte más soleada y vistosa de la montañita de sus pensamientos, por ello, esas personas felices con cualquier cosa o situación, resplandecen ante cualquier otra oscura y gris.

* Pero lo que realmente importa es lo que sentimos ... ¡ y que verdad es ¡, solo nuestra mente y nuestro pensamiento puede hacernos inmensamente felices o catastróficamente tristes, solo depende de nosotros, de ese chip.

* Y por todo ello, la vida es felicidad ... porque si estamos vivos es el principio de lo que queramos, pues significa que nos late el corazón y nuestro corazón es la mejor arma que tenemos para la guerra diaria que es el¡ vivir ¡.

Un beso

Algoritmo dijo...

Te echaba de menos... mi querida Anónima