Welcome Message

sábado, 27 de diciembre de 2008

LA OPORTUNIDAD (Hecho o sucedido donde o cuando conviene)

Los más brutos de mi pueblo dicen que cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo. No sé cuanto frío hacía allí pero cuando se está a menos de -10º Celsius ya todo da igual, pero debo decir que los grajos caminaban.

¿Quién le habría dicho a aquel grupo de cazadores que se internaran en los bosques del Norte de Canadá? Encerrados en una infame casa de madera, que crujía como las puertas del castillo del Conde Drácula,  sin munición y sin nada que llevarse a la boca, se miraban unos a otros como si fueran hamburguesas completas con huevo, bacón y queso. Los velámenes que les caían de las narices, congelados ellos, ya habían accidentado el pié izquierdo, al caer,  de uno de ellos, Membrillo -y no es coña-, que   así se llamaba.

Había que darle una solución a aquel problema de frío y hambre, que cuanto más tiempo iba transcurriendo, más se iba incrementando. ¿Qué hacer? Sencillo, salir a cazar algo o morirse de hambre los cinco… Pero no era tan simple…

Los osos también estaban hambrientos, buscaban comida pero a dos metros bajo la espesura de la nieve no era fácilmente alcanzable… pero olieron la comida, olieron a aquellas cinco hamburguesas completas que estaban en aquel agujero de troncos de madera… “cagaitos” de frío y hambre… y allí se reunieron veintitantos de aquellos enormes grizzlys esperando el momento oportuno…

Las hamburguesas cazadoras se convirtieron en presas y decidieron que uno de ellos debería salir a cazar un oso para poder comerlo y calentarse con su piel. La idea no era mala, pero… había un problema, había que salir a pelo… sin armas, con una simple navajita suiza de esas que llevan muchas cosas que nadie sabe para lo que sirven. Decidieron emplear el viejo sistema del palito más corto, ¡y como no! El pobre Membrillo fue el afortunado valiente que se debía enfrentar al inmenso bocadillo que le esperaba fuera.

Caminaba en la nieve sin hundirse, ya que el mismo temblor de las piernas, producido más por el miedo que por el frío, se lo impedían. Conforme el oso estaba más cerca, más grande se dio cuenta que era, hasta que ya solo y paralizado, a unos 3m de el grizzly, miró su navaja suiza y después al monstruo, volvió a mirar y notó una leve sonrisa en la boca babeante de aquel animal lo que le dio fuerzas para darse la vuelta y salir corriendo hacía la casa, con el oso detrás de él, gritando como un desesperado… ¡¡¡ ABRIRME LA PUERTA QUE VOOOOY!!!

Y la puerta se abrió… y Membrillo, que iba cojo, cayó al suelo mientras el animal saltaba hacia él, con la inmensa fortuna que pasó por encima rozándole la espalda y entrando dentro de la casa. Membrillo se incorporó con la velocidad del rayo y cerrando la puerta desde fuera gritó; ¡¡¡IR PELANDOLO QUE VOY A POR OTROOOO!!! 

Nunca dejes pasar una oportunidad que te haga feliz a tí, aunque a los demás no les guste. Siempre la vida te la va a dar, lo que hay que saber… es aprovecharla. 

Y si de oportunidades hablamos, y de que la vida suele dárnoslas, no olvidemos esa segunda oportunidad de las que a continuación voy a hablaros. 

Muchas cosas en la vida se mueven por ciclos y como tal, en un determinado momento, aquello que fue pasado es ahora presente.

Seguro que en lo primero que pensamos es en la moda: tanto en el vestir, como en el diseño, como en los peinados, como en los colores...

Es lo más evidente para la gente de una cierta edad reconocer como actual tendencias o estilos que quedaron en el pasado y que vivieron su actualidad y que ahora el tiempo vuelve a poner en primera línea: los pantalones de pierna de elefante, las camisas ceñidas, las patillas, los jerseis de cuello de cisne, los abrigos, las minifaldas.... Mil ejemplos se nos vienen al pensamiento. Hay muchos armarios que guardaron eso que fue defenestrado y ahora ensalzado. Abrirlo nos lleva del pasado al presente.

¿Todo está ya inventado? ¿Quizás falta imaginación?

La Tierra es esférica y partiendo en una dirección después de dar una vuelta te encuentras en el mismo sitio del que has partido, al igual que el que gira en una pista de atletismo pasa por la meta infinidad de veces, la vida nos ofrece igual situación: volvemos a pasar por un mismo punto, volvemos a encontrarnos y recuperar gente del pasado, vivimos y estamos en lugares que dejamos atrás...

¿Quién no ha estado alejado de algo o de alguien durante un  tiempo, de un trabajo, de una actividad, de un amor, de un... y sin saber como, a veces sin pedirlo, el destino nos vuelve a colocar en aquel lugar, con aquella persona, en aquel trabajo, con esa compañía?

A mi, sin duda, me ha pasado en más de una ocasión. ¿Es quizás una mano abierta del destino que nos ofrece UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD para actuar de forma diferente a como lo hicimos y redimirnos de aquello que hicimos mal? ¿Acaso la vida nos pretende examinar por si hemos sido capaces de aprender de nuestros errores?

Y me pregunto, si aquello que hemos deseado en nuestro consciente más profundo o de forma inconsciente para que volviera a estar en nuestra vida a fecha de hoy, que se vivió en un pasado llega a oidos de un SER que nos concede el deseo que anhelamos.

¡Que levante la mano la persona a quien no le gustaría que la vida le diera una segunda oportunidad! Un familiar al que no se quiso lo suficiente, un amor al que se dejó escapar, un trabajo donde no dimos todo cuanto podiamos, un amigo del que nos alejamos por no descolgar el teléfono o estar siempre ocupado, un camino que no recorrimos por miedo al fracaso.... 

Yo estoy viviendo esa situación ahora y sin duda trataré que aquello que dejé atrás y ahora es mi presente sea mi casa en el futuro; aprovechar lo que se nos ofrece y obrar para enmendar lo malhecho.

No hay que dejar morir un sueño pues como dice el refrán "la vida da muchas vueltas". Sólo hay que ser capaz de no marearse en el camino, mantenerse lúcido y con avidez, recuperar aquello que se alejó.

Mi deseo puede que no coincida con el tuyo, pero seguro que los caminos se cruzarán de nuevo: existen los ciclos y hay que darse una SEGUNDA OPORTUNIDAD y no pensar que fue el otro quien lo hizo mal. Nadie es perfecto, sin duda, pero uno puede demostrar que puede ser mucho mejor si la vida nos brinda una SEGUNDA OPORTUNIDAD, y yo, por lo menos, tambien QUIERO DÁRSELA a aquellos que me fallaron. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ciclos. Cierto, muy cierto. La vida son multitud de ciclos que unos con otros se enlazan y ya no hay vuelta atrás.

Si se te pasó el ciclo de algo, dficil será que lo retomes con la mima _inocencia_ con la que en su día te tocaba vivirlo.

Oportunidades. Claro que hay que dar oportunidades, ser paciente y conseuente.

Pero sin duda, no todo el mundo merece una seguda oportunidad, solo la debe tener quien la merezca, porque si se la das a quien un día te defraudó, no te quepa la menor duda que te volverá a defraudar.

Ciclos,oportunidades, rutina de la vida, y es que todo llega, hasta la muerte y todo tiene un fín, aun sin quererlo.

Un beso

Algoritmo dijo...

Eres grande y genial, mi querida AMIGA ANÓNIMA con mayúsculas. Pienso en el gran placer que sentiría al conocerte.
Besos