Welcome Message

viernes, 19 de diciembre de 2008

EL MÁGICO PODER DE LA SONRISA

Dentro de poco más o menos un mes se cumplirá un año desde que estoy en un chalet compartido, del que ya os he hablado. Un año he pasado en esa convivencia que jamás olvidaré por diferentes motivos muy positivos todos ellos. Un año también para que se cumpla un terrible maleficio del que he sido objeto en el que me anuncian un eminente estado de locura. Un maleficio inducido por alguien al que ni tan siquiera conozco y ni tampoco me conoce. ¿Motivos? Los desconozco… celos tal vez, pero lo que si os digo es…¡QUÉ SE QUEDARÁ CON LAS GANAS!

A pesar de mi experiencia de este 2008, que parecía por lo acontecido el 4 de enero que iba a ser bueno, creo que todos vamos a recordarlo como Annus horribilis y me temo, sin riesgo a equivocarme, que el próximo se avecina aún peor. ¿Qué debemos hacer para afrontar lo que se nos avecina? Sonreír amig@s mías, sonreír pero sin quedarse atrás, sonreír luchando hacía adelante.
Pero cómo escribir sin pensar en lo trágico...y cómo sacar del escondite a la felicidad, porque sin ella nadie vive contento, nadie camina sin desplomarse alguna vez, nadie valora la vida como deberíamos.

Las palabras de las canciones inequívocas que suelo escuchar me deprimen, al mismo tiempo que me hacen sentir melancolía, son pequeñas letras escritas para gustar a la gente, que a veces animan y otras muchas hacen llorar. Intento no escuchar cosas así, cosas que no me recuerden al ayer, pero mis manos pinchan cada día en canciones emotivas.
Las películas recopilan escenas de amor, guerra, lucha....dónde intentan atraer a gente, que se sientan a veces identificados, otras que simplemente les haya parecido una buena película, que les haya merecido la pena verla.
Y os preguntareis por qué hablo de esto, y es que, a veces, una película, o una simple canción, es cómo nuestra vida misma...escenas de lucha, palabras de recuerdo, etc.

Y resulta que el mundo está lleno de ilusiones, de esperanzas, de sueños, ¿de lucha? Sí, cada día hay gente luchando por algo que desea. Por simplemente querer ascender en su trabajo, por vivir un poco mejor, por lograr un amor...
Sin duda cada día hay alguien sufre, alguien que llora y alguien que ríe.

¿Qué tendrá la sonrisa para que su mera presencia produzca efectos mágicos en las relaciones humanas? La mirada, la expresión de la cara no son otra cosa que corrientes de energía dinámica que rápidamente alcanzan a los que nos rodean, y semejante misterio ya fue intuido por los sabios vedas de la India cuando, hace siglos, comenzaban cada nuevo día poniendo las manos sobre el corazón mientras mantenían una dulce expresión en sus rostros. La sonrisa es un magnífico medio para irradiar la potencialidad de Universo, un instrumento infalible con el poder de penetrar en los corazones de los hombres.

Ríe tú también.
Sed muy felices...si esperáis a sonreír otro día, puede que sea demasiado tarde y hayáis perdido muchos días de vuestra vida. 

Sabéis que podéis hacerlo

 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonita sonrisa la tuya y bonita la de esa mujer a la que solo se le ve la boca.
Por cierto, he ampliado la foto y he descubierto la clave de esa sonrisa, escrita en el pilar.
¡Vaya amigo! Tenías motivos para ser feliz.
Una amiga que te lee regularmente.

Anónimo dijo...

!Me maravilla una sonrisa!. El poder de la sonrisa.

Tomarse la vida a sorbos de sonrisas es mágnifico.

Pero ese poder, solo lo tienen algunas personas, y es que nada más verlas te transmiten dulzura, sensibilidad. Eso si son sonrias sinceras.

Y es que de ...!sonrisas falsas está lleno el mundo entero!

Busca las auténticas

Un beso