Welcome Message

jueves, 6 de noviembre de 2008

Amigos


Me han criticado mis dos últimos escritos sobre la fiesta de Halloween, me han dicho que son muy “light”, que dicen poco de mi, pero no estoy de acuerdo, todos tenemos momentos “light” y en los dos casos quería expresar algo sencillo y así lo hice. Todo hace pensar que en el fondo a la gente le gusta leer dramas, o tan solo… sentimientos, pero estos, en mi caso, creo que todos mis lectores saben muy bien por donde van,  pero no le puedes explicar a nadie qué llevas en la mochilla si no lo sé ni yo. Para poder compartirlos con alguien, antes tendré que aclararme yo mismo sobre qué es lo que siento.

Hacerme una lista sobre lo que siento me puede ayudar. Debería hacerla mentalmente o bien escribirla en un trozo de papel o dibujarla. ¿Hay algo que me molesta o me preocupa? ¿Me hace sentirme triste o enfadado? ¿Siento esa emoción de vez en cuando o constantemente?

La forma en que me sienta por dentro es importante. Puede ser muy duro no explicarle a nadie que estoy triste, preocupado o enfadado con alguien. Entonces, estaría yo solo con esos desagradables sentimientos. Y, si me los guardara todos para mi, podría enfermar o llegar a la locura y a ese punto yo no llegaré por eso mismo, por no callarme.

Hoy podría decir muchas cosas más, podría decir que mi vida es mía, que yo decido que hago con ella, que estoy donde quiero  y con quien quiero estar, que no acepto chantajes emocionales, que no pretendo ni deseo castigar a nadie con mi ausencia, que no busco ni quiero rollos, cuelgues ni enamoramientos " virtuales "- 

Cuando ofrezco mi amistad lo hago sin condiciones, acepto a la persona como es y eso mismo pido yo, que me  acepten tal cual soy, si eso es ser  " imposible” o es ser lo que crean que soy me importa poco o nada, quién lo entienda así tiene en mí un amigo…

Quien no lo entienda mejor que se olvide de mí.

Aristóteles decía que existen tres tipos de amistades: de utilidad, de placer y de virtud.

1.-Las primeras están basadas en nuestra propia necesidad e interés.

2.-Las segundas en la cantidad de goce que se recibe de ellas.

3.-Las últimas son aquellas con las que se comparte lo bueno y lo malo. En estas los amigos están unidos por un vínculo de lealtad, honestidad y desinterés. Esta amistad de virtud es difícil de hallar en la vida...

...pero es la que yo quiero.

 

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Tan relativa la palabra amistad!

Sin duda: Me quedo con la amistad de virtud.

De esas, muy pocas. De placer, algunas más. De utilidad a montones.

O sea, que la amistad de virtud es como esa amistad que flota en el aire y que siempre se escabulle entre los dedos cuando damos un salto para cogerla, y ya cuando la tenemos entre las manos ... casi siempre se nos termina escapando.

Je je, de placer, esas amistades si apetecen en ciertos momentos, pues casi siempre que las encontramos suelen ser obsesiones muy placenteras.

Y como no, las de utilidad, esas si que gustan porque se tienen tantas como momentos puede tener una vida, y como casi siempre es dificil encontrar multitud de momentos útiles, dificilmete encontraremos satisfactorias amistades utiles.

Un beso