Welcome Message

lunes, 20 de octubre de 2008

Pienso en ti



Pienso en ti, ¿en qué sentido? Todavía no lo sé. Es como si me hubieras hundido en un sueño profundo, de aquellos que andas por calles grises, ves gente pero no te ven a ti, cruzas montañas sin agotarte, incluso a veces puedes volar y todo hace olor a una extraña tranquilidad rodeada de silencio... y todavía sueño... temo despertar.
Porque sé dónde empieza tu ausencia pero no dónde acaba. Lo que me rodea es etéreo, como parte de un decorado... ¿qué pasará cuando baje el telón? ¿Qué sucederá entonces, cuando los espectadores se vayan todos murmurando opiniones, cuando las luces se apaguen y yo me quede solo en medio del escenario... respirando? Quizás no sea capaz de aguantar el sonido de mis pasos cortando el silencio y arranque a correr intentando dejar atrás el miedo. Vivo sin dejar rastro, incapaz de almacenar recuerdos sólidos, los tuyos, los nuestros, todavía están aquí y son demasiados evidentes... Ya puedo mover las manos para asustarlos, pero no, ¡no, me esquivan! A veces, puedo cerrarlos dentro de algún armario, pero no consigo huir de sus murmullos...
Todavía pienso en ti, ¿de qué manera? Quizás en la que habría de haberlo hecho cuando estabas conmigo... pero eso era imposible. Como imposible era entregarte todo lo que tenía para ti; ahora, se corrompe dentro mí como una hiedra sin agua... despacio se seca… pero se queda enganchada a las paredes de mis entrañas.
Hace tan poco y a la vez tanto tiempo de todo y de nada que he perdido la noción de dónde, cuando y de qué manera intenté dejar de pensar en ti, para hacerlo ahora cuando ya no es necesario.
Puede que desee no volver contigo, pero si que tengo claro que no deseé que te fueras… es extraño...
Estoy bien... es tan sólo que acepto que pienso en ti, ¿de qué manera? Todavía no lo sé.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es bonito y está bien escrito y narrado con una extrema sensibilidad que raya en la tristeza.
¿Es verdaderamente lo que piensas? No me ha quedado muy claro si de verdad deseas volver con ella o no. La verdad es que después de lo que he leído en tu Blog y si esos árticulos los hubieras escrito para mi, yo volvería contigo. Pera ella no soy yo.
¿Podrías decirme si verdaderamente volverías con ella?
Gloria

Algoritmo dijo...

¿qué si volvería con ella? ¿tú que crees? Lo dejo a tu imaginación.
Gracias por leérme y por tu comentario.
Alfonso

Anónimo dijo...

Pienso en ti, que bonito suena.

¿Quien no ha querido alguna vez que alguien que se desea no piense en ti ?

Cualquier persona deseosa de ser amada y que ama, siempre desea que ese ser amado o deseado piense en ella.

El poder del pensamiento es inmenso, no tiene definición. Podemos pensar en alguien de una manera y manifestarnos ante ella totalmente de una forma opuesta.

Podemos pensar en quien queramos, cuando queramos y de la forma que queramos, y la persona que está al lado no se dará ni cuenta. Increible.

Pensar en alguien no significa que se desee volver con esa persona, simplemente “Pienso en ti” porque te recuerdo, no porque te deseo. Son dos conceptos diferentes.

Si titularamos a éste relato: Te deseo. Entonces si que ese “pienso en ti” ya habría crecido y su siguiente fase sería “ el deseo “. (Sin duda, otro tema a tratar).

Pensar bellamente en alguien siempre es un placer.

Un beso