Welcome Message

martes, 14 de octubre de 2008

La barra de hielo

Lo bueno que tiene escribir en un Blog es que sabes que te leen. Tienes, además de un contador que te indica las entradas diarias y el número de páginas visitadas (hits), una página Web conectada con el Blog, a la que estoy inscrito, donde te dicen hasta de que país y ciudad son tus visitas, el número de visitantes nuevos y el número de visitantes que repiten, además de innumerable información y estadísticas, todo, menos claro está, el nombre del visitante.

De una manera u otra, lo dicho, sabes que te leen y yo quiero ser leído.

Me llama la atención cierta tendencia que evidencia que muchos escritores de blogs muestran una reticencia a reconocer su interés por ser leídos. Que les da lo mismo que los lean o no, que escriben para ellos, para la literatura, para el hombre invisible, para el lenguaje, para el discurso, para el vacío, como terapia, como catarsis, como ejercicio autocrático, o como cualquier otra cosa.

Desde luego, se puede escribir sin ser leído, no se necesita contar con lectores para practicar la escritura, pero si se debiera reconocer que la escritura para convertirse en literatura lleva en su naturaleza el mandato de la posibilidad de volverse lectura; su condición necesaria.Querer ser leído no es pretender ser estrella ni ser famoso ni responde a un engreimiento de grandeza, como si para ser leído hiciera falta grandeza, por favor, entonces habría que cerrar las bibliotecas, es consumar un acto básico en su naturaleza. Es como si salir con alguien y querer hacer el amor fuera tomado como una vanidad sexual, o una exhibición de conquista amorosa.

Ser leído no es una pretensión políticamente incorrecta ni correcta, ni siquiera es una pretensión, en todo caso se acerca más a una necesidad natural del ejercicio de una actividad.

No así con los e-mail, que creo que muchos de los que escribo, parece que lo haga en una barra de hielo.

Nunca los he escrito para mi, nunca los escribo como terapia, o porque necesite escribirlos, la única verdad es que lo que quiero es ser leído…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Es como si salir con alguien y querer hacer el amor fuera tomado como una vanidad sexual, o una exhibición de conquista amorosa."
Perfecta definición, mi querido amigo y lo mismo cuando dices: "...si se debiera reconocer que la escritura para convertirse en literatura lleva en su naturaleza el mandato de la posibilidad de volverse lectura; su condición necesaria."
Me ha encantado este artículo, y muchos más.
Sigue haciendo literatura que por lo menos yo te seguiré leyendo.
Leo

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Leo, sige haciendo literatura que yo también me he apuntado a leerte-
Mari Carmen

Anónimo dijo...

"Ser leído"

Todo lo que hacemos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos lo hacemos con una finalidad.

Todo tiene un principio, un intermedio y un fin. Luego podemos darle a éstos tres intervalos pausas, pero siempre serán simples pausas.

¿Por qué escribes?, creo que lo haces porque quieres decir y expresar sentimientos y experiencias que día a día vives y que realmente si no la expresas en tu blog es como si se te quedaran en la mente y no las pudieras plasmar.

¿Por qué deseas ser leído?, porque quieres que esos sentimientos que narras hagan en las personas que los leen experimentar algo dentro de ellas que les exalte las emociones y les sea grata tu lectura.

Quien tiene un blog, es porque quiere llegar mucho más lejos (a millones de ojos) expresando lo que lleva por dentro y que posiblemente, en su vida real no pueda conseguir hacer llegar a la totalidad de quienes le rodean.

Y si tienes un blog y quieres eso, sin duda, quieres “ser leído”. Quien diga lo contrario, miente.

Quieres sentir como te sienten, eso es realmente maravilloso. Querer más.

Pero cualquier situación en la vida puede rozar la obsesión, y lo obsesivo es destructivo.

Creo que no hace falta hacer un seguimiento de quien lee un blog, ni de donde es, ni cuantas visitas hay al día, porque si realmente “gustas”, aunque solo sea una persona la que a diario o cuando pueda, se conecte y te lea por puro placer y deleitación, eso querido escritor:

¡Es un todo un sincero éxito de audiencia!. Tu constante anónima.

Un beso