Welcome Message

martes, 23 de septiembre de 2008

El otoño


El otoño es la estación más nostálgica y reflexiva....entristecedora, bella, cálida, suave, el otoño trae consigo la añoranza y los recuerdos, son días para pasear por los parques de la ciudad, para disfrutar de ese hermoso paisaje que va quedando a nuestro paso, de esos colores ocres y amarillos que dejan las hojas tras su caída, sin duda alguna es la estación del romanticismo… y romántico soy…
El otoño es una estación de transición, nos permite pasar del calor al frío con suavidad, sin impresiones, nos permite pasar de las locuras del verano a la sensatez del invierno, a la frialdad mental que a veces tanto necesitamos. El otoño es la estación para olvidar… o por lo menos para intentarlo… aunque ni los árboles caducifolios olvidan que deben volver a brotar y a producir sus frutos, ni las aves su camino de migración… entonces ¿tratamos de olvidar o solo de recordar?… Alguien dijo que tratar de olvidar a alguien es querer recordarlo para siempre.
Entonces hablaremos de recordar y no de olvidar…
El pasado es lo que recuerdas, lo que imaginas recordar, lo que te convences en recordar, o lo que pretendes recordar y a veces lo que pretendes olvidar aunque para ello, como ya he dicho… haya que recordar que es lo que queremos olvidar…
Yo no pretendo olvidar nada pues todo mi pasado forma parte de mi vida y con errores o no, es mi pasado, un pasado que pretendo llevarlo al presente y en muchos casos, en mi corazón o como decían los romanos- pues ellos creían que el pensamiento estaba en el pecho- in pectore.
Errores y aciertos, y nunca sabremos en que porcentaje porque cada vez que nos hemos encontrado en una disyuntiva en nuestra vida y hemos tenido que elegir un camino, no hemos sabido cual ha sido el acertado.
¿Puede que no debía haberme casado con mi primera mujer? No hubiera tenido los hijos que tengo y yo quiero esos y no otros.
¿Debería haber intentado volver con mi segunda mujer? No, de ser así no hubiera conocido a la que creo que ha sido la mujer de mi vida, la que más me impactó. Hoy no está conmigo, pero pienso que todos los hechos están encadenados, que todo tiene un sentido en la vida y que todo te lleva a un fin preconcebido… y espero… espero y estudio mi pasado y cada vez que lo hago aprendo más de mi presente y me preparo más para mi futuro…
Soy tenaz, soy muy constante, nunca me rindo y siempre consigo mis metas… pase el tiempo que pase. Cuando he dicho que quería llegar a alguna parte, en lo sentimental y en lo económico, he llegado. He tenido mis subidas y mis bajadas, he tenido vacas flacas y gordas he estado en lo más alto en la sociedad y he bajado pero nunca demasiado y lo más importante es que sé lo que quiero y voy a conseguirlo.
Creo que este otoño es ese punto donde mis decisiones van a ser muy importantes, creo que en este otoño voy a marcar mi vida para el resto de ella que me quede y que espero que sea mucha… y creo que ese paso, ese cambio… no lo voy a dar solo.
Y acabo con estos versos de Juan de La Cruz:
Buscando mis amores
iré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores
ni temeré las fieras,
y pasaré los fuertes y fronteras

1 comentario:

Anónimo dijo...

Recuerdos, pasado, presente y futuro.

Pienso que quien recuerda quien ha sido y asume lo vivido es una persona fiel a sus principios.

Quien del pasado extrae lo mejor que le ha pasado y de el contruye su futuro, es una persona sincera consigo misma.

Hay que disfrutar intensamete el presente, lo vivido hoy, mañana es pasado.

Con fuerza hacia el futuro, con ganas y empeño, así hay que enfocar la vida.

No importa la estación, primavera, verano, otoño, o invierno, la luz del vivir nos despierta cada mañana !abramos los ojos!

Un beso