Welcome Message

martes, 2 de septiembre de 2008

1 DE SEPTIEMBRE DE 2008

No se puede decir que este sea mi año, no señor. Empezó bien, porque el 4 de enero, ella, la IMPREVISIBLE, después de algo más de tres meses, decidió reencontrarse conmigo. ¿Qué le hizo hacer ese movimiento, casi táctico de jugador de Ajedrez? En aquel momento ni me lo plantee, es hoy, en frío, cuando me hago esa pregunta y muchas más. Volvimos a empezar, eso quiere decir, verse un par de días más y el día de mi cumpleaños, el 12 de febrero, fue la última vez que hablé con ella, hasta julio, que me volvió a llamar para… (Quién sabe…)
Como a perro flaco todo son pulgas, a mi me cayeron todas las del perro “Pulgoso”. Debacle en la construcción, con el consiguiente retraso en unas ventas de solares y problemas en el trabajo que producen menos poder adquisitivo, mal humor, algún que otro accidente que me dejan mermadas mis condiciones físicas, cambio de casa (de no pagar a pagar) y ligando menos que Quasimodo en Marbella.
Recordaba aquella historia de un hombre que le habían llovido todas las desgracias del mundo e incluso lo habían despedido del trabajo y un amigo le preguntaba si tenía algo a la vista a lo que el le contestó; ¡qué quieres mamón, que tenga cataratas encima!
En fin, ¿Sabéis lo que es levantarse todas las mañanas como si hubieras dormido en el cajón de la persiana? Hay quién tiene perros como animales de compañía, los míos han sido arañas, arañas en mi nevera y en mi cuenta corriente. Pero cuando se pilota un barco -el mío se llama “La vida”- debes de pensar en que te puedes encontrar una tormenta y si te la encuentras debes de pensar que puedes hundirte… y si te hundes debes de pensar en tener un leño para poder flotar… y si no tienes leño… debes saber nadar… y hacerlo hasta alcanzar la orilla. ¡A eso se le llama sobrevivir! Y para sobrevivir hay que tener un motivo…el mío es ¡¡VIVIR!! Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.
Se me hundió mi barco… no tuve leño, pero si sabía nadar y alcancé la orilla… un nuevo trabajo –que empezó a mediados de junio- que me hizo salir de muchos problemas y otra nueva actividad -por libre- que me ayudó algo más. Como dicen por ahí, Dios aprieta pero no ahoga… aunque si llega apretar algo más…. me jode.
Con respecto a mis “vacaciones”, la verdad no han estado mal, tengo un grupo de amigas que me hacen la vida muy llevadera, sino hubiera sido por ellas puede que en estos momentos estaría en Australia… o en Soria….que más da.
He conocido gente estupenda, muy agradable… personas que hacen que hoy por hoy siga confiando en el ser humano y sobre todo en ese “objeto” mío del deseo que es LA MUJER.
Anoche, mi última noche de salida durante una larga temporada, conocí a dos personas muy entrañables a las que voy a considerar amigas, porque así me lo parecieron, Magia- holandesa ella- y Carmen –precioso nombre-, con las cuales –junto con mi amiga Maite- cayeron algunas Guiness y una que otra pizza con una muy agradable conversación. ¡Cuanto aprendo de las mujeres!... y a pesar de ello siempre cometo los mismos errores…
La verdad es que estuve con ellas hasta a algo más de la una de la madrugada y luego pasé por un pub de la Canyada que estaban de aniversario. No sé muy bien que pasó después, pero a las 6 de la mañana estaba descalzo paseando por la playa del Saler… Creo que fue una buena despedida.
En fin, comienza un nuevo año -ya que el uno de enero deberían pasarlo al 1 de septiembre, por ser el comienzo del año laboral- y las expectativas no son del todo malas, más trabajo y menos arañas… más pasta y menos telarañas…más de casi de todo…y menos de algo… porque siempre hay algo que te falta… o mengua.
Llegué a la orilla, el barco se hundió, pero siempre que haya madera en la costa… se podrá construir otro… y mientras yo siga en pie… os prometo que navegará.

2 comentarios:

concha dijo...

hola sr.incombustible palabro: me alegro que vayas saliendo del agujero,ya sabes,días de nada vísperas de mucho.
Y ¿qué entiendes por "ligar"? En este blog parece que lo eches en falta,explícame porfa qué es para tí eso de ligar

Anónimo dijo...

!Caer, estar en tierra unos intantes y volverse a levantar para proseguir caminando con más fuerza!

Es de admirar la capacidad de aquellas personas que siempre tienen una sonrisa, un gesto positivo, un guiño de amor a la vida, no importa el momento o el lugar.

! Admiro a la gente positiva!

Un beso