Welcome Message

domingo, 17 de agosto de 2008

Cerebro Vs Ordenador

¿Si un ordenador está construido a la imagen y semejanza de un cerebro humano porque hay tantas diferencias con él, positivas en el ordenador y negativas en el cerebro? Los dos acumulan información dependiendo de su capacidad, claro está, pero cuando queremos recuperar o incluso utilizar algo que tenemos en memoria, el ordenador nos puede indicar de antemano que estamos en un error, incluso nos pregunta, a veces reiterativamente, si a pesar de estar equivocados queremos utilizar o ejecutar dicho archivo a costa de los perjuicios que pudieran producirse. ¿Os podéis imaginar si cada vez que estuviéramos en un trance de elección, nuestra mente nos advirtiera con seguridad plena que íbamos a cometer un error? ¿Os podéis imaginar una vida sin errores? Yo no.
¿Os imagináis un antivirus, antiespía o un antitroyano instalado en nuestro cerebro que impidiera cualquier tipo de intrusión que pudiera sacarnos información o destrozarnos el disco duro o lo que sería peor, dañarnos el sistema… el corazón? Yo no.
Una limpieza, un escaneo, una desfragmentación…. y a funcionar Un mal rollo, algo que queremos quitar de nuestra memoria… damos a eliminar y ¡borrado!... nunca existió. Un formateo de nuestro cerebro y vuelta a empezar partiendo de cero. ¿Podéis imaginar tamaño poder? Yo no.
Sin heridas, sin cicatrices… como el Ave Phoenix… vuelta a empezar.
No, no entiendo un mundo sin errores, no podría comprenderlo sin ese poder que el ordenador no tiene por si solo… rectificar.
Que mal suena lo de rectificar, suena a "he cometido un error". Si no te gusta llámale evolución, cambio de estrategia o cambio de enfoque, pero a fin de cuentas es lo mismo. Rectificar significa reconocer el error, algo que no todo el mundo es capaz de hacer. Puedes ser muy listo, un genio, pero eso no te garantiza que tengas la humildad y modestia suficiente para reconocer tus errores. A ESO SE LE LLAMA HUMANIDAD.
El mal no está en tener faltas, sino en no tratar de enmendarlas Y ese es el poder que solo un cerebro humano es capaz de discernir.
No, no quiero una vida perfecta, no quiero una vida sin errores y aburrida, quiero cometerlos, saber que los cometí y rectificarlos. Quiero tener orgullo para mantenerme de pie y humildad para no caerme… quiero tener un cerebro, no quiero… un ordenador.
Quiero seguir siendo yo.
Que tengáis un día bonito.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Debemos ser en cualquier situación y concualquier persona siempre uno mismo, actuando con ituición, fe y esperanz.

Debemos equivocarnos, es necesario la equivocación para generar la rectificación, el nuevo aprendizaje y la mejora continua.

Debemos desear ser, sentir y errar, para disfrutar plenamnte todo aquello que impulsivamente y a diario elaboramos en nuestras vidas.
Un beso