Welcome Message

lunes, 28 de julio de 2008

MI MORADA


























Voy a escribir algo en el Blog, ya que la falta de ganas de estos últimos días da lugar a que escriba en otras direcciones y no quiero perturbar a nadie.
Han pasado cosas que me han bloqueado algo el humor. Se me fue un amigo para siempre, Ese amigo de hace cuatro décadas y que todos los viernes compartíamos cerveza y charla. No quiero entrar en detalles, no es lugar para ello, pero si os diré que el otro día me tomé una última cerveza con él, como Don Juan con su convidado de piedra. Fue mi leal despedida a un buen amigo.
Adiós Miguel, siempre te recordaré.



La vida sigue y yo participo en ella, por lo menos….. de momento y soy como soy….pues sigamos.
Hoy os hablaré de mi morada, esa que como sabéis es compartida.
Como ya os dije es un poco antigua, pero grande y eso nos gusta. Tiene su piscinita, como todos los chales de por aquí, aunque últimamente no le hemos puesto mucho cloro y se ha llenado de bichos. Siempre que nos bañamos, solemos esperar a que hayan comido (los bichos)… por razones obvias.
Aunque somos dos técnicos agrónomos que estamos en convivencia, nos gusta el jardín un poco salvaje, pero últimamente lo segamos porque se reproducían otros bichos algo molestos.
El chalet tenía de todo, hasta su propio cementerio, pero su anterior dueño hizo la piscina encima, es por lo que, recordando aquella película de Spilberg, nos interesa mantener los bichitos en ella por si….quien sabe.
¡¡ Y un hipódromo ¡! No puedo explicaros muy bien porqué utilizamos monjas para que nos cuiden los caballos, aunque más de un lector sabrá que quiero decir, pero… ¡ A QUE LA FOTO DE LA MONJAS MOLA UN PEGOTE!

No hay comentarios: