Welcome Message

domingo, 26 de julio de 2015

Pondré fecha



Pondré la fecha en este nuevo poema.
No sé qué tipo de relevancia
puede tener el hecho de grabar,
cronológicamente, los sentimientos.

Escribo la palabra no dicha,
porque a menudo la voz es más
vulnerable al olvido.

Pondré la fecha a la vida, a las letras
y a los caminos, que todavía me restan
para recorrer, hasta que llegue irreversible
el punto, que me dibuja inalterable el destino. 

viernes, 10 de julio de 2015

Utopia



Recoger perlas azucaradas para hacerme un collar que refleje la verde claridad de las luciérnagas con olor de espliego y retama. Y ensartarme a un árbol, cargando una mochila llena de sueños de color azul, para compartir nido con un águila de plumas de algodón.
Y después, apaciguar la sed chupando nubes de horchata con el rastrojo del trigo acabado de segar.
¿Quién me puede negar un sueño de utopía? ¿Quién me puede prohibir el gozo de volver a ser un niño? Ni que sea en el breve tiempo de escribir estas líneas.(alf.)

viernes, 13 de febrero de 2015

Blanco


Es la luz, la pureza, la divinidad, la virginidad, la delicadeza, el amor, la pulcritud,  el alma, el bienestar, la brillantez, la clara del huevo, las paredes de los hospitales, el color neutro por excelencia que liga con todos los otros, el interior de los ataúdes, las margaritas, los lirios, la paloma de la paz, los vestidos de comunión, los de boda, las hojas de papel...
Todo es blanco pero también todo es negro porque no existe uno sin el otro, son la media naranja tan deseada, el complemento perfecto, el amor hacia el odio, la vida y la muerte, la felicidad y la tristeza, el lápiz que tacha las hojas inmaculadas, el bien y el mal, el cielo y el infierno, los ángeles y los demonios...

Blanco y negro, uno y el otro, llenan nuestras vidas, nuestros hogares, nuestros sentimientos, nuestros hechos cotidianos, nuestras alegrías y nuestras penas... La vida, la muerte, blanco, negro, creación, devastación, evolución, involución... son los antónimos perfectos, el toro y el torero, el fuego y el agua, el hombre y la mujer, el aprecio y el odio, los llantos y las risas, el hilo y la aguja, la televisión y la radio, la venganza y el perdón, deseados, inseparables, unidos por el destino, la existencia de uno depende del otro, pareja eterna pero distante, siempre enfrentados siguiendo su propio camino, un camino que inevitablemente los llevará a reencontrarse en algún paraje lejano... ¡Quién sabe!

Décadas

Todavía recuerdo el día que hice los veinte años. Todo un hombre, pensaba entonces, todo un mundo para conquistar.
Más diez: treinta.
Diez más, y lo único que había conquistado habían sido los cuarenta... Más tarde los cincuenta, y en un golpe conseguía el hito de los sesenta, la revisión vital me enseña la puta verdad: nada de nada.
Me doy cuenta que mi existencia se ha dividido en decenios: los primeros diez años de mi vida –como los de cualquier ser humano - fueron, desde el punto de vista vital, estériles, años de formación de mi yo, supongo. Los años del segundo intervalo, estúpidos, días de arrogancia y autodestrucción. El tercer decenio, en cambio, juventud. De los treinta a los cuarenta, años de lucha, de materialización de proyectos que, durante la quinta decena, empezaron a mostrarse reales, perdiendo, poco a poco, la pátina ideal con la que habían sido gestados: años de decepción que, con la constatación de la inutilidad de los esfuerzos empleados, se alargaron hasta los sesenta. Después me hicieron creer que durante mis sesenta viviría una segunda juventud, pues vale… en ello estoy.

lunes, 12 de enero de 2015

Una mirada


¿Qué piensas que no te atreves a decir?

Pienso muchas cosas en muchos momentos del día que no interesan a nadie. Quizás algunas podrían interesar y no oso decirlas, ya sea para evitar ofensas a terceros o bien porque carezcan de la fuerza y empujón necesarias para sincerarme. Y tanto es así que, ¿quién puede preocuparse por lo que pasa por mi cabeza? Y en todo caso si alguien se interesas sería quizás por cotilleo, así pues, tampoco estaría preocupado, sino tan solo interesado o curioso.

Una imagen vale más que mil palabras. Yo pienso que una mirada vale más que todas las palabras del mundo. ¿Qué haces cuando tienes vergüenza, miedo o indecisión? Escondes la mirada. Los ojos son el espejo del alma. Creo que son la parte más sincera de una persona. Una mirada puede causar más sensación que una caricia. Es la manera de comunicarte con las personas sin que todas lleguen a entender o darse cuenta de lo que estás diciendo o tan solo que vean que les hablas en silencio. De este modo, los pocos que puedan profundizar en la mirada, sabrán, deducirán o imaginarán qué pasa por mi cabeza.

Tengo mil motivos por los cuales no debo dejar que la gente perciba qué es lo que realmente me pasa. Tengo centenares de pensamientos y sentimientos escondidos que continúo compartiendo conmigo mismo. He dejado medio abiertas algunas puertas y he cerrado con llave otras antes de abrirlas. Rehúso miradas que me asustan, lloro con miradas que me entristecen, sostengo miradas profundas y sinceras, busco miradas alegres y envío miradas vivas y llenas de sentimiento.

Una mirada intimida, una mirada te alegra, una mirada te apoya, una mirada te ignora, una mirada te traiciona, una mirada te rinde, una mirada te rehúye, una mirada te enamora... una mirada te habla desde el corazón. 
¡Escúchala! (alf.)



martes, 18 de noviembre de 2014

Blanco y negro


Olor de limpio. Algodones puros de los que expulsan el sudor. Todo blando, todo blanco, todo puro... Y yo allá en pleno mes de aquel tranquilo febrero de hace algo más de sesenta años, un febrero frío y lluvioso ignorado dentro de la cuna. Todos los brazos hacia mí, y yo, indiferente, porque no me daba cuenta de si mi llegada había sido un deseo, un descuido, había sido fruto de una noche enloquecida, o quizás fruto de una rutina, de un acto rutinario en aquellos años que no se sabía qué hacer...
Al otro lado del mundo, en aquel mismo momento, nacía Tala, un niño negro que salía de su madre para ir a parar directamente a tierra, una tierra seca y polvorienta, mientras su madre trabajaba en una plantación de caña. No tuvo tiempo de decir ay y el hijo ya lloraba y las trabajadoras que estaban a su lado, después de mirar si el encargado las veía, se apresuraban a llegar a hora de cortar el cordón umbilical del chico que quizás se rebelaría contra aquella situación y les quitaría las cadenas del sufrimiento y de la sumisión.

De nombre, Italia


—Tu hija ha nacido con el síndrome de Down— le ha dicho el médico en voz baja.

A pesar de la delicadeza con que el tocólogo ha pronunciado estas palabras, la herida que le han provocado es tan dolorosa que desearía sumergirse bajo las sábanas y volverse a dormir. Quizás es una pesadilla. ¡No es posible que le esté pasando esto! Observa el movimiento de los labios de la gente que lo rodea, recibe las caricias de su hombre. No estaba preparada para escuchar un diagnóstico como aquel. ¡Ella sólo tiene veintinueve años!

Su hija no podrá ser médico, como su abuelo, ni tendrá aficiones literarias, como ella. Ni irá a la escuela que ya tenían pensada. Ni más adelante tendrá que estar despierta, de madrugada, esperando que llegue sana y salva a casa. La enfermera, en silencio, le ha depositado la criatura entre los brazos. Ella la mira, le pasa un dedo alrrededor de la cara. Le acaricia con dulzura la barbilla, los labios, la nariz... Cierra los ojos. No parece un buen camino añorar lo que nunca pasará. Tendría que vencer el miedo y superar el chasco. Aprender a valorar lo que tiene y aferrarse a lo que sí puede suceder. Recuerda cuando su hombre estuvo a punto de ser trasladado a París. Les costó hacerse a la idea, pero poco a poco se fueron entusiasmando. Finalmente, cuando ya lo tenían todo a punto, le comunicaron que el destino tendría que ser otro: Italia. Al saberlo, se sintieron desilusionados. Ya no les servía lo que habían investigado y aprendido. Otras costumbres, otro idioma... Pero también recuerda que pocos días después se volvían a ilusionar y hacían cábalas sobre las magníficas vivencias que tendrían en aquel país donde, finalmente, disfrutaron de tres años inolvidables.

El recuerdo se ha desvanecido, pero le ha dejado una sonrisa. Y un pensamiento que va cogiendo forma y la llena de coraje. Besa su hija y la estrecha con fuerza contra su pecho. El amor que siente es tan intenso que sabe que nunca podrá separarse de este cuerpo pequeño.

Y de nombre ¿por qué no Italia? (alf.)




jueves, 30 de octubre de 2014

Psicomotriz



Mirarte al espejo a primera hora de la mañana y darte cuenta que ya hacía rato que intentabas afeitarte con el despertador; no tiene nada de estrambótico, si tienes en cuenta el contexto actual.
Pones el móvil en la tostadora o envías un whatsapp desde la pantalla táctil de una rebanada de pan, son dificultades psicomotrices, no se tiene que sufrir. Conflictos entre las percepciones sensoriales y los movimientos corporales. Demasiados años en atención permanente, o exposición ininterrumpida, a situaciones gradualmente más desconcertantes. La epidemia en  África occidental, con casos en Madrid, por ejemplo. Las guerras al norte del mismo continente. Centenares de personas recibidas a golpes en las fronteras melillenses. Que España lidera la recuperación económica. Las indemnizaciones de la empresa Castor. La proliferación de casos de corrupción. Las tarjetas opacas. La libertad del ex director Blesa. La suspensión del juez Silva. Enfatizar que si no se vota es una victoria de la democracia. Las coacciones ideológicas. Presos políticos. Y el río Güell canalizados perfectamente por el tramo ferroviario de alta velocidad… Sí.

Así es la reacción que desemboca en una respuesta de autodefensa, consecuencia de la situación de amenaza a nuestra integridad física reiterada; y las réplicas, acontecen programas naturales: encender un pitillo por el filtro, ponerte calcetines diferentes o meterle sal al café con leche, después de cerrar los ojos para no visualizar la brutal colisión del coche de fórmula-1 contra una grúa, a más de 200 km/h, o del retorno a la recesión económica en Europa. Pánico. La tensión es progresiva. Acumulativa. Empiezas por las orejas del lobo, el hombre del saco, el dragón feroz, el ojo de *Morthor y creces con el Euríbor, la fantasmagórica prima de riesgo, la presión de las culturas orientales, la crisis del mercado laboral, la violencia informativa o el ébola. Sorpresa, miedo, escalofrío y… primeros síntomas psicosomáticos.

Haces un *kit-*kat. Te quedas en blanco. No es de extrañar, pasas la noche del llorón si no apagas el transistor. Vaya, que te queda un telediario para sacar a pasear la aspiradora al Central Park. Será eso. Desconectar antes de llegar al trabajo con las zapatillas de poca monta. Emanciparse. Dejar la absurda interpretación, donde el lenguaje cura una iconografía básica de angustias, de falsas realidades, necesarias. alf.

domingo, 19 de octubre de 2014

El camino de la vida


Cuando te encuentras en una encrucijada de caminos debes tomar la decisión de cual hay que elegir para seguir adelante. Al elegir un camino, siempre favoreces a unos y perjudicas a otros, eso es un hecho pero hay momentos en la vida que uno debe mirar su propio ombligo porque tu vida está por encima de las demás. No es egoísmo porque sin ella… nunca podrás ayudar a ninguna de las otras.

Hay quien dice que tomar una decisión así, tener que elegir el camino a seguir,  puede ser una mala decisión, pero yo no pienso así, para mi todos los caminos son acertados, solo son diferentes en su recorrido, unos más dificultosos que otros.

No soy amigo de las dificultades pero no me gustan los caminos fáciles, en un camino limpio y recto, cuando llevas un rato andando y te confías cualquier piedra puede hacerte caer y romperte los dientes, mientras en un camino lleno de dificultades, lo que aprendes es ser más fuerte para resolver cualquier traba y llegar al final con una victoria merecida.


Nunca trates de soslayar una dificultad, toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma demoledor de nuestro descanso. Ninguna dificultad puede abatir a nadie que tiene fe en su misión.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Saeta


De unos cielos que soñaremos perfectos
hemos caído por un agujero de estrellas.
hemos construido símbolos, hemos escrito
letras.

Palabras tiramos como saetas
de nuestro acerico de piel. Colgado.

Nuestras palabras, nos hieren,
en esta dualidad que somos
tú, que somos yo. 

El amor es esta atracción
de dos piezas y más. Trozos
caídos de un cielo que fue
perfecto.

¿Soldaremos el agujero del cielo
con letras?

Somos poetas y sabemos
que las palabras no quieren
decir nada. 

Es el anhelo, la imperfección,
que nos permite disfrutar
mejor, de los símbolos y de las
letras.

Banderas al viento: el ansia
de un trozo perdido de cielo.

Que ahora mueve los ojos,
que ahora pulsa las teclas.

Pretendiendo tirar su
humilde saeta,
directamente. Al 
corazón de tu piel.


alf.

jueves, 31 de julio de 2014

Soy un desgraciado



Soy un desgraciado. Dicen que cuando se pisa aquello que por otro lado siempre intentamos evitar de pisar, se queda tocado por la fortuna. Pues os puedo bien asegurar que en mi caso ni me ha lucido. El otro día, sin ir más lejos, quedé muy embadurnado. No como una croqueta, todo se tiene que decir, pero el zapato del pie derecho pasó directamente a ser tirado. Subir descalzo al autocar era la única manera permitida para poder continuar viaje, si no quería ofender las narices del resto de ocupantes.

Ir de excursión a la natura comporta riesgos por encima de los que estamos expuestos al pasear por ciudad. Es cierto que en el campo se minimiza la posibilidad de que se sea atropellado, pero crece exponencialmente la de pisar cualquier “trufa”. Y de acabar pasando, —os hablo con pleno conocimiento de causa— no se asemeja en nada a cuando en plena zona urbana y en no poderla esquivar, resbalamos sobre la de un perro de incívico amo. La medida de un perro tiene un límite, la de una vaca, a pesar de que también, queda muy distante de la del primero.

Cuando mi pie notó que se hundía, el instinto hizo que lo retirara casi en el acto. Al constatar por el olor que no era barro aquello pisado, hice lo propio que hubiera hecho, creo, que  cualquiera en mi caso. Intenté limpiar lo ensuciado refregando la suela del zapato por el césped adyacente. Pero no viniendo, como no vengo, de familia de labrador, menosprecié la volumetría del elemento. Mientras por limpiarme, insistía en revolver sobre lo que erróneamente creía césped. Al dar por acabada la operación de limpieza, me di cuenta que seguía anclado encima de aquello que ahora no volveré a mencionar y que en ninguna parte me había limpiado, pero si había acabado bien aplastado.

Evidentemente, no corrí a comprar ningún número de lotería. ¿Para qué?

El día siguiente, dos vecinas comentaban en el ascensor, que el primer premio había tocado en la administración de debajo de casa. Soy un desgraciado. ¿A qué si? alf.



sábado, 19 de julio de 2014

Deshojando la margarita


Los dedos le tiemblan cuando arranca el último pétalo. "¡Me ama!". La mirada se le nubla, el mundo se licúa, las mejillas le queman. ¡Lo sabía! Sabía que había que perseverar y no desfallecer ante la adversidad. El amor se fortalece con el adobo de la ilusión y él es un amante insistente, terco, y no se ha dejado doblar por el infortunio. Ahora la margarita ha dictado el veredicto y es seguro que pronto abrazará a su amada –¡por fin!– y todo gracias a no darse nunca por vencido, a ser persistente: lo testimonian las docenas de tallos con corolas deshojadas dispersas a sus pies.

lunes, 5 de mayo de 2014

El juego de los sentidos


Ya no quiero preguntarme:
“¿Qué estoy haciendo yo aquí?”
Con la mano en  una botella de vino
y un antifaz que de ver me priva.

No nos conocíamos; nunca nos habíamos visto.
Azaroso hecho causal nos ha unido.
Y ya, finalmente, el juego empieza.
Sin vista estoy en tus manos.

Como un ciego por el pasillo me guías.
Confiado, por ti me dejo llevar.
Me dices: “Gírate, ya puedes sentarte.”
Cosa que hago con impensada calma.

Mientras transcurre la conversación
observo tu fisonomía y me imagino.
Descarto las de facciones poco agraciadas
y las armoniosas me las reservo.

El sonido del vino escanciándose en las copas
es como la fuente del jardín de las delicias;
trae promesas de sensualidad y bienestar
que me adentra en una sorpresiva paz.

Entre palabras suavemente murmuradas
siento tu pie acariciarme el torso;
jugando un dulce y travieso juego
en el que no tengo permitido tocarte.

Generosa me concedes una gracia.
Tocarte la cara quiero. Digo sin duda,
en un intento final de desvelar la incógnita
de mi mente puesta a inventar.

Apoyas la cabeza entre mis piernas
y mis dedos lentamente la recorren.
Oval; cejas; ojos; nariz; orejas y boca,
que, húmeda, para acoger mi dedo, se abre.

Se adentra la conversación entre mundos sensuales,
comenzando un diccionario de palabras íntimas,
trayendo el deseo a una caída al vacío
y tu boca a hundirse en la mía.

El sentido del tacto queda liberado
y manos y cuerpos se apresuran a tocarse.
Las ropas con parsimoniosa cadencia
se amontonan en algún lugar ignoto.

No hay tiernas palabras de amor
Tan sólo las que desata la pasión.
Suspiros, sustos, gemidos, palabras ¿sucias?
Todo lo que se desata con el frenesí.

Cuando satisfechos del placer obtenido
de este canje de furores,
los cuerpos se reponen con laxitud
y las respiraciones recuperan quietud,
tu voz pregunta con dulzura:

“¿Quieres romper la magia? ¿Saber cómo soy?"

Mi respuesta es clara: “No.”
Y la intuición me da el argumento:
Nunca, en la realidad de este mundo,
poseer podré mujer más bella.

miércoles, 23 de abril de 2014

Día del libro


Hoy es el día del libro, por si alguien no se había enterado. También hace unos días murió el insigne escritor de las letras españolas, Gabriel García Márquez, y eso si es difícil que nadie se haya enterado. Lo bueno del Facebook es que te enteras de todo enseguida, lo malo… es que te lo machacan hasta la saciedad.

Recuerdo cuando estudiaba bachiller (mi bachiller, ese en el que nada te daban simplificado) la asignatura de Literatura donde aprendí, y todavía no he olvidado, versos de Espronceda, Becquer, Calderon, Quevedo, 

Marqués de Santillana y tantos otros. Los aprendías de memoria y por eso todavía los recuerdo… “La canción del pirata”, “Volverán las oscuras golondrinas”, “La vida es sueño”, “La vida del buscón” o “La vaquera de la Finojosa”, por decir algunos. Pero hoy quiero hablar de la primera novela que me leí entera y de tirón, cuando era tan chico que ni me acuerdo que edad tenía, fue “Robinsón Crusoe”, de Daniel Defoe.

A pesar de que la obra hoy resulta chocante para la sensibilidad contemporánea, como son su patente aceptación del racismo, el esclavismo y el colonialismo cultural, circunstancias consideradas normales por la sociedad inglesa de la época. Durante la vida de Daniel Defoe, el Imperialismo británico estaba en pleno expansión, y a lo largo de 400 años, los ingleses esclavizaron a más de 20 millones de personas, la mayoría procedentes de la costa este de África.

Pero el tema es que a mí lo que me gustó en aquel momento, a pesar de mi corta edad y que todavía me entusiasma es la superación de la adversidad y el ascenso del protagonista al gobierno de su entorno. Robinson Crusoe llega a la isla sin nada y acaba dominando tanto a la naturaleza como a los animales. Luego más tarde y que hoy ya no me gusta tanto, es que cuando aparece Viernes ya se considera el "rey" de la isla, y a pesar del afecto que siente por éste, su relación es de señor y lacayo. 

Buen día del libro. alf.




lunes, 14 de abril de 2014

¿Qué es el amor?


¿Qué es el amor,
si no dos niños jugando
a descubrir caminos,
jugando a hacerse grandes?

¿Qué es de esto,
del amar,
sin un camino que se pierde,
o sin interrogantes...?

¿Quién es que ama,
si no somos dos niños
buscando en el horizonte
aquello que nos hará eternos?

Y si, corriendo, nos perdemos;
si nos escondemos
y nos sentimos vacíos,
si el aire nos falta,
o si estamos asfixiados,
¿qué es sino el amor
que nos tiene que alimentar el pecho?

Dos niños pequeños,
llenos de curiosidad;
jugando a descubrir el mundo,
la vida, de uno al otro,
los diamantes
que nos esperan
y los momentos gigantes.

Dos niños grandes
que no dejamos de crecer,
niños ávidos
de volver siempre a nacer
y compartir los juguetes,
los sueños, las maravillas
que sacamos de dentro,
y aquellas que nos esperan.

Tú y yo,
dos niños llenos
de vida bajo los párpados.

viernes, 11 de abril de 2014

Escribo para sentirme libre


Y me refugio detrás de las palabras
que nunca han sido mías,
porque nada nos pertenece
nunca del todo, que sangro pero,
con ternura, con amor filial.

Aprendí estas palabras
con acentos escondidos, quebradizos,
acogidos con orgullo dentro del corazón,
con el miedo y la derrota de una
tierra con demasiado tiempo, sometida al silencio.

Escribo para sentirme libre
y lo hago, rebelándome hacía
aquellos que no aman la lengua
que me dicta quién soy y quién sois vosotros. 

jueves, 10 de abril de 2014

Se me ha muerto un poema


Hoy, se me ha muerto un poema. Todavía
era joven y, tímido e, inédito. Apenas,
empezaba a ser idea, deseo, dolor,
fantasía, proyecto de amor para ti y de vida.

Nació, eso sí, con buenos propósitos,
sin muchas pretensiones de llegar a ser
una gran obra de arte, sino, sencillo,
discreto, escrito con letra pequeña, porque
él, también era pequeño.

Hoy, tengo el corazón de luto. Se me ha muerto un poema,
herido de ternura en los dedos, mientras lo escribía. (alf.)

domingo, 30 de marzo de 2014

Días largos...


Tengo ganas de cantar,
De soltar los lamentos,
De llorar torrentes,
De deshacer el alma en harapos...

Necesito recordarme,
Recordar mi si,
Destruir el ayer,
Empezar el mañana...

Me olvido del hoy,
Oh, tierno rayo divino
Que tanto luchas para echarme,
Fuera de tu vida,
Para sobrevivirte.

Exigencia estúpida,
Límite infinito...
Vida que vivo, que nunca,
Nunca más será vivida.

Día y día, y después,
Nada más.
Muerto y lejanía,
Y seguimos empujados al progreso,
Convencidos del esfuerzo,
Convencidos del dinero,
Esforzados a excavar
Nuestra propia tumba.

¿Y la vida, donde queda?
Allá, abstraída, perdida...
Vida nunca vivida,
Vida en harapos, de empujones,
De reyes y guerras cruentas,
Blasfemias de muerto,
De lavas.

Pesa sobre el ánimo el destino,
La certeza del no vivir
En el vivir así,
En el recordar morir
Sin vivir nunca;
Y nunca quiero dejar
Este vívido espacio...

Tengo ganas de cantar,
De soltar lamentos,
De llorar torrentes,
De deshacer el alma en harapos...

No quiero vida sin vida,
No quiero días amargos;
No quiero seguir en las heridas,
No quiero muerte,
Ni días largos. (alf.)

lunes, 24 de marzo de 2014

Somos y seremos.


¿Qué pasa cuando los días dejan de rodar en torno a una misma realidad? Cuando el orden acontece caótico y el que conocíamos como núcleo fundamental, cambia de posición. ¿Es la vida quien vela por nosotros? ¿O quizás no hay nadie que nos ampare?

Continuemos despertándonos en soledad, vagando sin sentido por un mundo insostenible. Dormimos en una esfera donde la noche ya no se viste de cielos estrellados, y el día se ha inundado de una oscuridad parecida a la de una cortina de nubes sobre un pueblo dolorido. Seguimos anhelando un suspiro, una oportunidad, esperanzas de vida que no llegan nunca y constituimos una sociedad opaca, sin pies ni cabeza. Cada paso es una lágrima y cada palabra un porcentaje de oxígeno desperdiciado. Nuestros días constituyen una cuenta atrás en un tiempo agonizante. Hoy es el día siguiente y el ayer ya se ha apartado para no volver a acercarse nunca más. El tiempo alcanza un infinito y ha perdido su sentido completo. Las posibilidades se acaban… Y el crepúsculo conquista nuestros corazones. Corazones de piedra. Corazones narcisistas e inertes. Corazones que alcanzan cuerpos muertos, alimentándose de sangre fría. Latiendo por calles frías y parados que resuenan día y noche de entre las almas de una antigua sociedad. Una sociedad emprendedora, ansiosa de justicia y con anhelos de libertad. Una sociedad extinguida que hoy sólo existe en el recuerdo. Existe en los cerebros de aquellos que reclaman aquello que les corresponde detrás de una barrera molesta. Continúa existiendo en la memoria de los que viven en tiempos complicados por los soñadores.

martes, 18 de marzo de 2014

Antiguo amor

Escribo esto dirigiéndome a ti,
Antiguo amor,
Sólo para decirte,
Que lo he conseguido.

Que tantas lágrimas,
Tantas noches en blanco,
Tantos poemas,
Tantas conversaciones a solas,
Me sirvieron para comprender
Qué es el amor,
Qué es querer.

Y bien te aseguro que es bonito,
Pero es duro,
Es ilusión,
Es esperanza...

Es un beso imaginario,
Una flor perfumada,
Una tarde de lluvia,
Una puesta de sol...

Gracias para hacerme sentir esto,
Por hablarme,
Por mirarme,
Por darme fuerzas para seguir adelante
En los momentos más difíciles.

Que fuiste mi inspiración,
Mi anhelo,
Mi desesperación,
Mi pensamiento...

Aportaste mucho en mí,
Y me hiciste pensar,
Si, mucho reflexioné...

Y me he dado cuenta que la vida,
Es algo más que esto,
Es amar y que te amen,
Y si esto no puede ser,
Es mejor abandonar.

Pero con una retirada vencedora,
Perder con la cabeza alta,
Con orgullo,
Que una pérdida del corazón
Será un premio a la vida,
Y un premio a la persona que se esforzó.

Si el destino nos indicó caminos diferentes
Lo tendremos que respetar,
Seguiremos el que nos ha tocado,
Y quién sabe si en algún momento
Se volverán a cruzar...

Y así me despido,
Antiguo amor,
Con estas palabras
Y un suave beso.
Que siempre tendrás un lugar
En el fondo de mi corazón. (alf.)

miércoles, 5 de marzo de 2014

Mi Blog


Este vuestro Blog, donde yo escribo, el día 24 pasado cumplió 500 entradas publicadas, y en fecha de hoy llevan 133.383 páginas vistas y un número de visitantes de 79.514. En 6 años que ha cumplido sale un resultante de 13.542 visitas años o lo que es igual, a razón de más de 1.000 visitas mensuales. 
Yo me doy por satisfecho.

Gracias a todos.

lunes, 24 de febrero de 2014

Agridulce néctar


Del alma angustiada del poeta surge el néctar:
algunas veces dulce como la miel
que vigoriza  y que hace soñar;
otras, refrescando como lluvia de verano
que fluye con ligereza ante los ojos del lector.
A veces, entretanto, amargo como la hiel:
hace reflexionar, suspirar e incluso llorar.
Como pozo profundo y oscuro,
su ser se busca a si mismo.
Incansablemente,
abre y cierra los cajones de su mente.
Aquel que juega con las palabras
se quema como sí de fuego se tratara.
Se ahoga en aguas profundas.
Enloquece en el paraíso perdido,
en el jardín de las flores de mil colores;
vaga en busca de respuestas
sin ninguna pregunta concreta.
En aquel oculto vergel, las palabras
juegan a verse y a esconderse,
huyendo de él ... una y otra vez.
El néctar tiene que brotar, sea como fuere,
o el poeta se morirá en su desierto interior.

martes, 11 de febrero de 2014

Búsqueda


Estás justamente en la mitad del camino de la lógica y la emoción. Por esto que tus reacciones son a veces emotivas, otras lógicas y a veces se presentan simultáneamente.
Tiendes a controlar todo y a todos. Tienes arrebatos de mal humor y tu carácter varía de la euforia a la depresión con sentimientos de culpa. Detestas formarte hábitos, sean estos buenos o malos.
Eres extremadamente sensible y hieres con facilidad tus propios sentimientos fuera de la proporción real. Eres indecisa. Y eres propensa a los celos.
Mírate y piensa que ves.

Que te diferencia de los otros y con que no te identificas. Y verás que en el mundo está lleno de personas vacías, opacas y totalmente de otro mundo que no es el tuyo. ¿Porque están? Pues para poder diferenciar los brillantes en bruto que te pone la vida delante, y por eso los tienes que saber identificar dentro de una sociedad egoísta, rencorosa, egocéntrica y con la más triste insensibilidad.

Todo el mundo se merece una segunda oportunidad puesto que no hemos venido al mundo con un manual de instrucciones donde nos indique en cada momento lo que tenemos que hacer o el camino correcto. Y entonces te das cuenta de quienes entran en tu vida para marchar y quien viene para quedarse. Porque recuerda que dentro de esta sociedad, hay personas que están buscando alguien cómo tú, que hablan la misma lengua que tú, la de los gestos, miradas y lo más importante, la de los valores. Por una amistad sincera, por una relación, para hacer cafés en los momentos más críticos de tu vida... ¡¡quién sabe!!

En la búsqueda siempre encontrarás gente que crees que piensa igual que tú y una vez más te equivocarás... Pero estos hechos sólo te abrirán más los ojos, una vez hayas cogido al truco de identificar esta gente, verás de lejos quien no es quien dice ser y no perderás al tiempo.


lunes, 20 de enero de 2014

Hoy, ahora, aquí.


Ha sido la casualidad quién nos ha hecho coincidir
hoy, ahora, aquí.

No es la guerra, es un día normal.
Yo no soy el enemigo,
te lo puedo bien asegurar.
¿Por qué me rehúyes la mirada?
¿Soy transparente?
Nos hemos cruzado sin querer,
guiados por el azar.
¿Por qué rehúyes el contacto?
¿Te hago daño?
Nos hemos acercado involuntariamente,
por alguna razón casual.
¿Por qué pretendes crear un mar de distancias?
¿Eres una isla por vocación?
Quizás te quieres ahogar hoy, ahora, aquí...

No es la guerra, es un día normal.
Vas con el corazón armado y la piel abrigada,
la sonrisa encarcelada y el alma enjaulada,
pero yo no soy el enemigo,
te lo puedo bien asegurar:
no quiero asaltarte el bolsillo,
quitarte  el pasado,
chuparte la esencia,
ni robarte nada importante.
Puedes sonreírme sin consecuencias funestas,
puedes olerme sin enfermar,
puedes mirarme sin firmar ningún tratado,
puedes decirme algo sin recibir gritos.
Quizás lo puedes probar hoy, ahora, aquí...

Eres libre para creerme o ignorarlo todo ello,
pero no es la guerra, es un día normal.
y yo no soy el enemigo,
te lo puedo bien asegurar,
sólo soy alguien con quien la casualidad te ha hecho coincidir
hoy, ahora, aquí.

alf.

sábado, 18 de enero de 2014

Ojos tristes


Ojos verdes, profundos y tristes
Que me miran y no me ven
Grandes y tristes como la vida
Profundos como el amor que siento

Largos y anchos son los labios
Que no me dicen la verdad
Largos como la noche sin sueños
Anchos como mi soledad
Por tus ojos profundos yo he aprendido
A mirar lo que no miran
Y de tus labios, algo más
A comprender lo que no dicen

En la escuela de la vida
Me enseñaron a llorar
Pero la lección más triste fue
Que más valdría no amar

Pero te quiero sin temor
Sin engaños ni miramientos
Sólo me queda la esperanza
De que me ames tú también

alf.

martes, 14 de enero de 2014

Espejo



Romperé todos los espejos 
para vallar puertas a los fantasmas
de antiguas miserias.
Viviré sin prejuicios…
Quiero descubrirme a cada instante.

Romperé todos los espejos
que me llevaron al infierno
y me lanzaré hacia
las aguas vírgenes
de una vida nueva .

Ya tengo bastante de lamentos,
de recuerdos penosos,
de lágrimas de plañidera,
de cansancios y de tristezas.
¡Ya tengo bastante!

Sí, romperé todos el espejos,
los haré añicos.
Quiero renacer
antes de morir
y, si es posible todavía,
buscar la felicidad. alf.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Eternidad


Tu cuerpo, el mío…
Nuestro conocimiento mutuo, y el desierto
De la carne y el despojo del alma en la albada que siempre renace.
El arma de la ternura, la fe del mañana,
El hielo y el fuego, mirada sobre mirada,
Tacto, olor y palabras que embellecen
Aquello imposible de nombrar más bello.
Nuestra sabiduría y todo aquello que compartimos,
El tiempo que estamos dispuestos a atravesar,
Cogidos de la mano, mundo a los dos lados,
Tu rostro con mi felicidad dentro,
Mis versos en tu cuello, en vena, hacia la paz...
Y la eternidad es, al fin, una certeza. 

miércoles, 4 de diciembre de 2013

te sueño



Te sueño, sí,
porque me cautiva tu andar,
el sonido enérgico de tus pasas,
el perfil de tu cuerpo...
Porque me apasionas con tus colores,
y tus fragancias;
como el cáliz hace con la abeja.

Y te imagino desnuda, con mejillas encendidas,
y una sonrisa abierta a los pétalos...

Te sueño, sí,
Porque me deslumbra el balanceo de tus cabellos
cuando revolotean al viento,
marcando los hombros;
porque me fascina el movimiento de tus pechos;
porque fantaseo con lo que enseñas,
lo que insinúas, lo que escondes...

Y te imagino, sola,
ante el espejo
deslizando el vestido
hasta que cae a tus pies.
Y te sueño
acariciándote mientras te miras complaciente...

Con ojos cerrados te sueño
sabiendo que no eres un sueño.
Y con las manos bañadas de placer,
te alcanzo

bajo las sábanas de la intimidad. 




jueves, 28 de noviembre de 2013

La voz del alma


Una noche más,
gritos ahogados en desolación,
puños para resurgir de entre la penumbra,
víctimas de ilusiones frustradas. 

Silencios que resuenan mentiras, 
hablan del miedo a guiarse por el corazón. 

Lágrimas hijas de la añoranza,
me llenan los ojos de nostalgia,
el alma que quería llorar y no podía. 

Sueños prohibidos convierten la mejor realidad contigo,
cuando las palabras se pierden entre silencios estridentes.

Recuerdos pasados ​​hacen vida en el presente,
esperanzas truncadas,
de un futuro donde no estás... 

Ojalá sólo sonara música de mar en calma... Hace frío de ti... 

La brisa y las estrellas bailan juntos esta noche,
lo contemplo hechizado, 
pienso en ti... 

De repente, me doy cuenta, 
me habla y la escucho, 
la cordura y el corazón decretan tregua; 
nadie puede detenerlo, 
sentimientos vencidos, ceden ahora,
rendidos. 

Cuando la conciencia habla, el alma manda. 

Te añoro. 

Ya no quería escribirte más cartas en vano 
es por eso que te he escrito en el blog,
así podrás leerme y releerme... 
cada día, un trocito, poco a poco,
para siempre... 

Una noche más, 
escribo, 
en silencio... 

Liberado.

Pero no soy yo,
es el Alma.      alf.



domingo, 17 de noviembre de 2013

Las puertas de mi alma


Te has metido mucho dentro de mí. 
No dejo de pensar en ti. 
Necesito tenerte, hablarte... 
Expresar todo lo que siento. 

Te busco aquí... 
Y no estás. 
Te busco allá... 
Y no te encuentro. 

No sé cómo estás. 
Necesito sentir como te sientes. 
Te necesito desnuda de espíritu. 
Y es que no me deja respirar 
Este ahogo en el pecho. 

¿Es qué no lo ves..? 
¿Todavía no te has dado cuenta? 
Eres tú quien tiene la llave que abre

Las puertas…  de mí alma.

domingo, 10 de noviembre de 2013

¿Exceso de comunicación?



Alguien me comentó el otro día, con tremendo disgusto, que uno de sus hijos le había increpado porque necesitaba hablar con su madre y ésta estaba, entre le Facebook, el WhatsApp y el teléfono siempre ocupada y no podía atender a una de sus peticiones. A parte del egoísmo de los hijos hacía los padres, que no quieren nunca nada hasta que ellos son los necesitados, llevaba razón en cuanto lo agobiante que a veces supone poder atender tantas peticiones por parte de amigos, amantes o familia, a través de tantos medios de comunicación de los que ahora disponemos 

Hay días, y a todos nos pasa, que estás contestando en un foro de Facebook, Twiter u otras redes sociales, se te abre el chat de Facebook con alguien que quiere hablarte -cuando ya estás hablando con otra persona- te suena el WhatsApp y el teléfono al mismo tiempo. Hay días que te gustaría ser egoísta y enviarlo todo a la mierda y poner el cartel de “Cerrado, me he ido a Sebastopol” y empezar a mirarte tu propio ombligo.

Todo tiene un límite y esto es demasiado y eso que el que me conoce bien sabe lo defensor que soy de la comunicación y a la velocidad que te enteras hoy de cualquier cosa que pasa en el mundo. Casualmente una amiga, a través del FB nos reclama hoy mismo, con petición de auxilio, nuestros teléfonos pues por circunstancias ha perdido la agenda y se encuentra como un naufrago en una isla desierta.

Todo lo que sea avanzar en tecnología comunicativa es bueno, pero como todo lo bueno, si se digiere en exceso, suele ser perjudicial. Va llegar el momento que vayamos con los amigos de comida y utilicemos el WhatsApp para dialogar porque habremos perdido la facilidad del habla.


Yo me muevo mucho por las redes sociales, me gusta escribir y comunicar lo que siento o veo pero soy persona de comunicación verbal, y eso también lo sabe quién me conoce, me encantan las tertulias y sobre todo, una bonita conversación delante de dos cervezas. Costumbres que empezamos a perder y no deberíamos.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Abrazame


El acto más humano que hace crear poesía con los recuerdos es un abrazo. Cuerpo a cuerpo, un puente une dos vidas. Te hace sentir algo más de la otra persona. Cómo si, en una obra tan sencilla y sincera, entregarás una parte tuya que se quedará atrapada por siempre jamás dentro del otro. 
Y es así como a menudo recordamos a las personas: abrazadas entre nuestros brazos. Sintiendo corazón con corazón, piel con piel, oliendo la esencia de aquel instante, mimando un rostro imperfecto que es lo más parecido a la perfección que conocemos. 
Es en el abrazo donde los silencios, rotos por nuestras respiraciones, hablan. Silencios que no dicen nada y a la vez lo dicen todo. Todo aquello que queda prisionero dentro de nosotros se libera cuando dos cuerpos se hacen uno. Cuando dos personas se abrazan, se dan vida. Dentro de un abrazo se puede encontrar amor, deseo, sufrimiento, temor, añoranza, rabia, perdón ... Es en los pequeños actos donde podemos sentirnos más humanos. Donde demostramos que necesitamos alguien a nuestro lado. 
Y es así como han nacido muchas historias a lo largo de los años. Entregando abrazos y rompiendo barreras. 
Y es así como yo te quiero a ti: abrazada a mí.

Abrazame.- Camila

martes, 24 de septiembre de 2013

Contemplando la vida


Contemplo la vida
sentado encima de las horas
que transcurren acuciadas
por la frágil cadencia del tiempo.
Y espero atento, entre vigilias,
alguna noticia, indicio o síntoma
de este mundo embobado, confundido,
negligente, desmemoriado y náufrago. 

Y así, me aventuro a navegar costeando 
por el optimismo fecundo y la esperanza serena 
a pesar de la incertidumbre de los latidos del viento 
o el ritmo desatado de la inquietud. 
Me encomiendo a la cordura si todo zozobra, 
que nada hay peor que, acobardado, 
abandonar las riendas . 

Hay que ser osado cuando  reluce la primavera 
y cauteloso cuando el otoño se enciende. 
Llorará el cerezo lluvia de pétalos, 
lágrimas dulces en medio de abril, 
y, justo al tiempo,  sus mejillas risueñas 
encenderán de llamas la luz de cara a la tarde. 
Pero, de aquel llanto, estallan las cerezas
y de este fuego, la serenidad dorada. 

¿Por qué te duele si se deshoja la rosa, 
por qué entristecerse cuando mueren los cabellos? 

La vida es andar un paso tras otro, 
observando la arena amable que acoge el mar, 
observando  a regañadientes, trepando por la  duna
o, tal vez, cuando nada te detiene, volar 
por un cielo calmo  sobresaliente de afecto, 
de risas cristalinas, tiernas, amorosas ...
 a ambos lados de la felicidad.



domingo, 22 de septiembre de 2013

Te he hecho el amor esta noche,


Te he hecho el amor esta noche,
sin tocarte.
He roto todos los vidrios
y todas las barreras
del protocolo habitual,
y me he saltado el saludo
de rigor.
He ido directo a la piel
que exudaba cada página. 

Con cada palabra, 
te he regalado una caricia. 
Y a medida que avanzaba, 
las letras se movían agitadas,
 excitadas por la voz que las leía. 

El cuerpo se me doblaba 
en cada párrafo 
hipnotizado por los labios
de las palabras 
que habías escrito. 

He abierto la puerta 
de la intimidad 
y, lentamente, 
a través de tus palabras, 
he entrado dentro de ti
dejando en el prólogo 
la razón y la distancia. 

Te he hecho el amor esta noche, 
entre palabras 
que ponían música 
a este instante salvaje 
de realidad y ficción,
ternura blanca. 

Y te retengo 
en este espacio 
mientras en algún lugar 
tu cuerpo despierta, 
sin tu entenderlo, 
y me señalas como culpable, 
sin conocerme 
esta noche.

jueves, 19 de septiembre de 2013

El verano se acaba...


El verano se acaba, y con él un puñado de días que serán inolvidables. Días de no hacer nada y días de no estar ni un segundo en casa. Pero sobre todo momentos felices gracias a la mejor compañía que se puede desear. 
El verano ha pasado y se ha llevado con él todos aquellos sentimientos negativos que el invierno nos había dejado. El verano nos ha dado esa libertad que tanto anhelábamos. Alegría y nuevas amistades que marcarán una época de nuestras vidas. Y sobre todo, el verano nos ha dado más amor. Amores de verano para algunos que se acaban tan rápido como la duración de esta estación. Pero nos ha traído también amor por los pequeños momentos que la vida nos ofrece. Esos son los que yo he aprovechado.
Un helado, el gusto salado del mar, la puesta de sol en la playa, las tardes y las noches locas bailando sin parar, el calor del sol sobre la piel, la arena caliente bajo nuestros pies ... Y la sonrisa constante de vivir, por un pedazo del año, sin preocupaciones. 

El verano se acaba, pero tiene que pervivir todo el año dentro de nosotros..


martes, 17 de septiembre de 2013

Una vida muy pequeña



Una gota cae sobre la faz inmaculada del agua,
una gota que remueve y  ondula, diminuta, insignificante.
Un suspiro que no se siente en una noche oscura sin luna.
Un aullido lastimoso, imperceptible, pero constante. 

¿A quién puedes culpar cuando nadie tiene la culpa? 
Sin dioses en que creer, ¿en que creemos si no creemos? 
No puedes derrochar la vida  aullándole a la luna 
pero nadie te dice donde está el límite de los inconscientes. 

Cerrados los ojos, las imágenes son más nítidas que nunca 
y al llorar los párpados se entreabren, involuntariamente, 
te obligan a ver un mundo que ya no será el mismo de ayer, 
que gira y gira aunque tú hayas perdido el último tren. 

Una lágrima cae y rueda sobre una foto un tanto reciente 
que parece que no sea tuya, y cae a tierra sin hacer ruido 
de tan pequeña, pero se rasga en mil pedazos igualmente 
porque nadie la puede reducir como no se puede reducir tu  dolor. 

El eco de los pasos se difumina pasillo arriba, oscuramente, 
Donde los aromas sutiles son traidores como alas de mosca,
invisibles manos, palabras rebotadas, imágenes indolentes 
que se ríen por los rincones y desprecian tu angustia. 

Cuando despiertas del sueño todo parece tan real, tan doloroso,
que saltas corriendo buscando respuestas encontrando la realidad
de una habitación vacía y fría, y te quedas en el umbral, en la oscuridad, 
viendo sin ver que no has soñado nada, que todo es verdad. 

No puedo dejar de pensar que valoramos muy poco la vida,
acostumbrados a levantarnos cada día y que cada día no pase nada, 
pero a veces algo, sin explicación cambia 
y ya no volvemos a ser los mismos... ¡nunca más!               alf.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Sueños



De algodón para envolverte. 
De papel para desdibujar. 
De recuerdos tiernos. 
De magia eterna. 
Sueños 
Deseos. 
Para ti. 
Por nosotros. 
Sueños de vida. 
Sueños de amor.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Tiempo,lugares y circunstancias.


Cada día es diferente a otros. Cada momento es irrepetible. Puedo visitar el mismo lugar varias veces, pero el tiempo siempre será diferente, nunca se repetirá el viaje a la misma estación del año, o en la misma fecha, y cada vez el destino se encarga de hacer de esta visita un momento inolvidable. La circunstancias de lo vivido, ya es cosa del pasado...  Muchas veces querríamos cambiarlas si han sido nefastas, pero de cada mala experiencia puedes sacar valiosas lecciones. 

¿Cómo podríamos cambiar el tiempo? pero esto es imposible, también querríamos parar el reloj en un momento ideal, placiendo donde nuestros sentimientos se  desbocan de nuestro corazón, y es entonces cuando no queremos que el tiempo avance, sino que este momento sea eterno para nuestras vidas. Como seres humanos, mortales, naturales que somos, no nos gustan las experiencias dolorosas, y nos negamos a aceptar los golpes que la vida nos ofrece para enseñarnos que cometemos errores,  descuidamos el amor, o simplemente nos cuesta decir "te amo", "lo siento", "perdona por descuidarte ", "no volverá a pasar", "ayúdame, solo no puedo"... 

Son palabras claves en una relación, ya sea, de pareja o filial. ¿Por qué no bajar la guardia cuando nos hacen daño? ¿Por qué no callar hasta que pase la tormenta?, ¿Por qué nos cuesta reconocer que cometemos errores? Los años, la experiencia de vida, nos da la sabiduría para llegar a estas reflexiones y comprobar que no fuimos correctos con el otro. 

Si hubiéramos reconocida esto antes, cuántos malos ratos nos hubiéramos ahorrado, Pero la vida es así,  lo importante es levantarse y volver la vista al frente, siempre hay un presente que nos conduce a un mañana.


alf.



miércoles, 11 de septiembre de 2013

Palabras tiernas... es lo que quiero oír




Palabras tiernas de amor,
 es todo lo que quiero escuchar. 

Estoy harto de tanta mentira, 
de corrupciones y falsedades,
y de violencia verbal; 
de esta obsesión ya estoy harto. 
Navego por los océanos de la mente,
hurgo en mis recuerdos y, 
ya no acierto ninguna palabra, 
que pueda mezclar con otras, 
para formar oraciones tiernas... 

Palabras tiernas de amor, 
es todo lo que necesito. 

Ilusiones pérdidas, 
hechizos frustrados, 
realidades penosas, 
sacrificios escondidos;
hermanos oprimidos 
y corazones llorando sangre, 
ya no quiero más, ya estoy harto...

Palabras tiernas de amor 
que acompañen un sentimiento. 

El torpe andar 
del hombre que ya ha vivido, 
y todavía alberga el deseo 
de quien al lado del mar, 
ve la pleamar retirarse 
y contempla con esperanza 
las arenas liberándose... 

Palabras tiernas de amor 
para embriagar los sentidos. 

Palabras aladas y llenas de vida 
que de alegría me hagan mejorar,
y bajo un sol tibio de invierno 
ver dos cuerpos  amarse. 
No quiero las ennegrecidas nubes de otoño 
sembrando tormentas por todas partes, 
que descargan las iras de los dioses  
y produzcan riadas de dolor, 
que hundan los sueños de un pueblo
y que ahoguen sus ilusiones... 

Palabras tiernas de amor 
para amar y amarse.

Escuchar un trueno en primavera, 
sin ningún hiriente rayo, 
que malogre un ciruelo 
y haga mejorar un desmayo. 
Quiero besar unos labios dulces 
que pronuncien palabras de amor tiernos, 
en verso, prosa o mezcladas, me da igual, 
si al final contienen historias 
llenas de felicidad. 
Palabras tiernas de amor, 
es todo lo que quiero escuchar...

alf.


martes, 3 de septiembre de 2013

Para tí


Dedicado a la compañera en el camino de mi vida, a la amante que un día sin demasiada conciencia ni planificación escribió las notas de la traición, se escondió y quizás también mintió.
Para ti... siempre tendré una postal con un trocito de mar y una cumbre de montaña para conservar la magia de los momentos y el encanto de los recuerdos.


Pero estaba allí, 

viviendo una mentira, 
fingiendo ser quien no era, 
creyendo sentir la felicidad 
Cuando en realidad no la conocía. 
Corrió hacia el sol 
con la mirada perdida en las estrellas, 
rogándole a la luna cada noche 
que la llevara con ella. 
Y ahora está aquí, 
Paseando por la playa, 
con la arena entre los pies, 
bajo la seca lluvia de verano, 
tan insignificante en este mundo de papel. 
Siente que es como una huella a la orilla del mar, 
como el hielo fuera de sus labios. 
Y se decida. 
Echa los dados de su vida, 
renegando de su pasado. 
"Vive el hoy" se dice, 
pero hazlo como siempre  habías lo soñado.

alf.